Toma Tu Provisión

Abundancia de Gracia

El tomar nuestra Cruz no es una demanda, es una oferta.   Demanda es la esencia de la Ley,- “tu harás, tu no harás”, más la esencia de su Gracia  es Provisión: “Yo haré, yo haré, yo haré” (Heb. 8).

De hecho el poder entrar en su descanso también fue provisto por Dios,  nos dio a Jesús, nos dio la Cruz, nos dio la Santa Cena. Aun la Fe nos la dio Jesús.  Él lo suple todo, así que nuestra labor es recibir, pues Él no nos demanda nada.

Sabemos que  mejor es dar que recibir, (Hechos 20:35) pero eso es entre los humanos,  pues a Dios no hay nada que podamos darle,  todo lo que le damos es de Él,  así que cuando venimos a El venimos a recibir,  de Él nos viene todo lo que necesitamos “verticalmente”, para que de nosotros podamos dar a otros  “horizontalmente”.  Aquí vemos de nuevo la Cruz,  y de la cosecha de la cruz es de donde le damos a Dios.  Solo así podemos dar “con corazón alegre”.

Ya no damos de lo que nos falta, hoy damos de lo mucho que Él nos da.  Este fue el corazón del Rey David,  un adorador del Viejo Pacto  con revelación profética del  Nuevo Pacto:

 Porque de Ti proceden todas las cosas, y de lo recibido de Tu mano Te damos.  1 Crónicas 29:14b

 En la cruz nos suplió perdón, ahora podemos perdonar.   Bajo el Viejo Pacto, perdonaban para ser perdonados.  Lucas 6:37, Mat.  6:14-15.   Más hoy perdonamos porque ya hemos sido perdonados. Col. 3:13  Ef. 4:32   De hecho,  muchas veces solo sobrenaturalmente es posible perdonar totalmente y dejar ir el rencor.

En la Cruz nos suplió salud,  ahora podemos impartir salud a los demás con las manos,  orar por los enfermos para que sanen, (Mat. 10:8) y si la enfermedad y el dolor trata de entrar en nosotros,  recibimos más salud de su Gracia.  Aun cada cosa que Él nos pide,  Él nos suple primero,

Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada. Fil 2:13

Su cruz nos suple lo que necesitemos a los hombres en bancarrota;  ahí donde nos encontremos huecos, carentes y débiles, ahí quiere suplirnos hasta llenarnos – amor, habilidad,  sabiduría, buena voluntad,  sanidad del cuerpo y de la mente, fuerza, provisión material, paz y muchas cosas mas.

Pues Su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de Aquél que nos llamó por Su gloria y excelencia.  2 Pedro 1:3

Martha veía demanda en Jesús – hacía todo para servirle, pero la percibimos irritada, aun con El con el que servía.  “¿no te importa…..?”  Lucas 10:40  Maria veia provisión inagotable en la presencia de Jesús.  Lo dejaba todo para llenarse de El.

Cuando Lázaro su hermano muere (Juan 11) la única que corre hacia Jesús sin consuelo es Martha,  María no se mueve.  ¡María debió haber vivido en descanso permanente!

En seguida las inquietudes de Martha se dejan oír:

    «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.  Pero también sé ahora que todo lo que le pidas a Dios, Dios te lo concederá.

 Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.»

 Marta le dijo: «Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final.» 

 Jesús le dijo: «Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.  Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?»

Le dijo: «Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo

Sin embargo,  cuando Jesús ordena que muevan la piedra, la oímos regañándo aRaising-Lazarus-Carl-Bloch quien llamó “El Cristo”: “Señor, ¿que no ves que apesta?”

Cuando María por fin se encuentra con Jesús también  le dice “Si hubieras estado aquí,..” pero debió haberlo visto en Su Gracia que conmovió el  corazón de Jesús al grado del llanto.  A ella no trató de consolarla,  o de convencerla quien era El, pues El sabía que ella lo conocía y sin que ella le pidiera nada  Jesús levantó a Lázaro.

La mujer con el sangrado de 12 años (Luc. 8:43-48) también vio tanta provisión en la presencia de Jesús, que no le importaron todas las demandas de la ley que le impedían presentarse en público o aún tocar a alguien.   Ella dijo: “si tan solo pudiera tocar la orilla de su manto”.  Esta orilla era  el azul de su Talith –  la Gracia de Dios.  Cuando tocó la Gracia de Dios  recibió la provisión que necesitaba – su sanidad  y junto con ella recibió aceptación, recibió alivio de deuda,  ya podría trabajar para ganar el dinero que gastó en médicos, o  aun casarse y tener bebes.   La Gracia de Dios fue más que suficiente.

Lord_Have_Mercy_Harold_CoppingAquella mujer griega sirofenicia (de Siria y de Fenicia) no sabía nada de la Ley de Moisés; quizá por ello  pudo ver la Gracia de Jesús derramarse de El,  al grado que encontró la manera de hablarle, aun cuando Él estaba tratando de esconderse,  y le rogó, primero haciéndose pasar por Judía y después aceptando que aunque no tenía derecho al “Pan de los Hijos”,   su hija sería libre aún con las migajas de su Gracia,  aun  cuando Jesús la llamó  “perrillo”.  Mar. 7:24-30

¿Y a ti que te falta mi lector?

Si ya  has tomado Tu Cruz, ahora toma de Su Cruz todo lo que te falte. Lo que sea, tu demanda será siempre menor que su provisión divina.     Y alégrate, porque ésta no depende de tus méritos sino depende de cuánto creas en Sus méritos,  y desde luego,  de cuanto quieras recibir.  Él no te limita,  pues su provisión es inexhaustible. Por la Cruz la fuente de su Gracia quedó abierta.

Es la capacidad para recibir la que se nos agota,  venimos a Él con un jarrito, cuando Él quiere que traigamos un tanque. El busca gente que quiera tomar de El gratuitamente. Este es el Evangelio – esta es Su Gracia.  Cualquier cosa contraria, es otro evangelio.

Shalom.

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..