Toma Su Cruz

Toma tu Cruz

La semana pasada aprendimos que antes de caminar con Cristo debemos aprender a descansar en su Gracia, dada a través de la Cruz.  Esto solo es posible cuando estamos convencidos de que hemos sido perdonados total y absolutamente de acuerdo con las riquezas de su Gracia, y hemos sido bendecidos con toda bendición de lo alto.  Descansamos porque estamos convencidos de que estamos sentados con Cristo, de manera que no vivimos tratando de obtener perdón o bendición.  Ya lo tenemos.

No solo descansamos en su Gracia, sino que caminamos en su Gracia con la Cruz.  Muchos creemos que cargar nuestra cruz significa llevar el sufrimiento de Jesús,  más ya estudiamos exhaustivamente que Jesús fue el Ultimo y Máximo Sacrificio, al que nada se le puede añadir.    Ya fuimos crucificados con Cristo, (Gal. 2:20) ya fuimos muertos y resucitados,  y ahora estamos sentados con El, hasta que Su Padre ponga a todos sus enemigos – y los nuestros –  por estrado de sus pies.   (Ef. 2:6) Por tanto, ¿Que significa “negarse a si mismo” y  llevar su Cruz?

La primera definición para la palabra griega aparneomai, usada para “negarse” es:

“afirmar que no se tiene conocimiento,  relación o conexión con alguien ”

Muchos cortan su conexión con el mundo, con todo los que les gustaba o que aun les gusta,  y tratan de vivir una vida de abstinencia de todos tipos.   Esta fuerza de voluntad no  es mala en si misma, mas  no necesariamente significa transformación interior. Recuerda que la vida en Cristo no es una vida de  “tratar”  es una vida de  transformación y victoria  por su Espíritu.  (2 Cor. 3:18)

La Cruz  representaba la maldición, o  el peor castigo que la humanidad merecía;  solo que Jesús ya fue castigado y ahora es Sumo Sacerdote que no maldice y solo bendice. La Cruz también significa nuestra naturaleza  – el arbol de Acacia, madera polvosa y sin valor.  Solo que ahora estamos cubiertos de oro , cimentados en plata y llevados como piedras preciosas en el corazón de nuestro Sumo Sacerdote, por tanto ya no somos más sin valor.

Sin embargo, la cruz ahora significa “intercambio”  un Intercambio Divino.   ¿Recuerdas la

Uno en lugar de otro

bendición de Ismael sobre Esau y Jacob?  Esta fue realmente la bendición de la Cruz –  Esau le sedió su lugar a Jacob,  Jacob tomó su bendición.   De igual manera Jacob bendijo a   los hijos de José,  la bendición que le pertenecía al primero, se la dio al segundo.  De igual manera Dios te bendijo a ti, con la Cruz.  Jesús tomó tu lugar en la Cruz para darte su lugar junto a su Padre.  El tomó tu maldición para darte su bendición y su favor inmerecido.

Llevar su Cruz significa que tu vieja identidad ya no eres tú.  Significa que tu  “afirmes que no tienes mas conocimiento,  relación o conexión con lo que antes fuiste”    un arbol de acacia sin valor,  una producto de la maldición,  un ser perdido  un pecador.  Él quiere que tomes la Nueva Identidad que Él te dio en la Cruz. Esto es, que creas que tú ahora eres de gran valor para El,  que eres su Hijo, justificado por su Gracia.

Por la Cruz has sido hecho “la rectitud de Dios en Cristo”. (2 Cor. 5:21) Las cosas que hacías antes venían de un espíritu muerto, ahora tu espíritu vive y desea las cosas eternas y gloriosas.

Por la Cruz has sido santificado – separado-  ya no eres común, ahora eres santo (Hebreos 10:10) – peculiar – especial.

Por la Cruz tienes acceso al Padre, de manera que cada paso que des estés consciente que por su sacrificio tú puedes caminar con El.  (Ef. 2:18, Rom 5:2, Ef. 3:12)

Por la cruz fuiste acepto en el Amado (Ef. 1:6)  Por la Cruz tienes a Dios de tu lado,  (Rom. 8:31) Por la cruz tienes su sonrisa sobre tu cabeza todo el tiempo, por la cruz tienes su favor y su bendición.  y por la Cruz tienes paz y vida eterna.  (Col. 1:20)

Cruzando la BrechaDe hecho, no podemos venir al Padre si no es por la Cruz;  no podemos seguir a Jesús si no es por la Cruz.  De manera que si la idea de la Cruz te ofendiera, te incomodara o aún te hiciera reir,  no podrías cruzar la brecha entre Dios y los hombres, aun cuando vieras  a Jesús como un gran líder, maestro o profeta.  Recuerda que su vida por muy perfecta y noble no te salva. Solo su muerte en la Cruz podía pagar el precio de tu paz y reconciliación con Dios.

Toma tu Cruz – toma tu nueva identidad y síguelo.  No tengas miedo de perder  tu vieja vida, tu vieja mentalidad,  tu vieja actitud y recibir  su nueva Vida.  

El tomar Su  Cruz no es un sacrificio, aun cuando pudiera traer cierto sufrimiento con ello, como el rechazo de nuestros amados por causa del evangelio,  o el dolor que causa verlos como ovejas sin pastor, lejos del amor de Dios, o aun por la resistencia del enemigo que enfrentamos continuamente.  Mas éstos  son motivo de gozo, así que alégrate,

 “Porque estos sufrimientos insignificantes y momentáneos producen en nosotros una gloria cada vez más excelsa y eterna.  Por eso, no nos fijamos en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”  2 Cor. 4:17-18

Shalom.

 

 

 

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..