La Salvación que Salva

Durante mi última serie acerca de los adolescentes, tuve la oportunidad de repasar lo que es el Evangelio de Gracia y hablar de temas controversiales que el mismo trata, como  es la justicia de Dios, su irala fe bíblica, el perdón, el pecado, etc.  y cómo cuando entendemos lo que realmente es este Evangelio y lo que estos términos significan bíblicamente,   lograremos quitarle  toda “legalidad” y toda doctrina humana al mismo y  entonces éste dejará de ser la religión en la que se ha convertido o un simple “estatus legal” para el ‘pecador’, y logrará ser  el antídoto para la picadura de la serpiente,  que es la sabiduría del mundo que nos hace creer que por lo que hacemos podemos obtener la vida de Dios.  Esta sabiduría ‘diabólica’,  es la que nos hace vivir “Llenos de labores”,  que en la biblia es  el significado de maldad (del griego ‘Poneros’).  Esta sabiduría se encuentra detrás  de todos los males que atentan contra los amados de Jesús y contra este mundo que Él creó.

Una de estas legalidades es si la salvación y lo que Jesús logró en la Cruz, es solo para los que creen o para toda la humanidad.   Yo creo que antes de responder esa pregunta, necesitamos volver a nuestros ABCs y responder otras preguntas, tales como: ¿Que es la salvación?   ¿Qué es lo que debemos creer para ser salvos?  ¿Salvos de qué?  ¿Que fue lo que Jesús logró en la Cruz?

Quiero invitarte a escuchar, o a leer este mensaje que traduje para ti, con la intención de aclarar este fundamento de “la salvación”, pues si solo somos salvos al creer, debemos estar seguros de que nuestra fe sea la fe bíblica, la fe salvadora de la que habla el Evangelio, y no solo una imitación, o una ilusión, suposición o imaginación.

Mientras lo escuchas, te invito  a meditar en tu propia vida y en cómo te gustaría ver esta salvación operando en ti, o en que áreas de tu vida esta “operación” de tu gran Médico y Padre Celestial te ha hecho ‘descansar’. Si deseas compartirlo con los lectores de Lino Fino,  te invito a hacerlo enviando un email  a “kealili@linofino.us”, en el cual expreses tu deseo de compartirlo.

Shalom y Gracia en abundancia.

 

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..