Escuchando y Creyendo

El día de hoy culminaremos este estudio acerca de la Oración Escuchando de Brad Jersak y al respecto me gustaría comentar lo siguiente:

Este formato es una guía. No es una regla de medir ni tampoco una Ley.

La voz de Dios es interna,  no necesariamente se puede escuchar con los oidos, mas tu corazón brincará cuando la escuches.  Su voz produce gozo, paz y amor y nunca temor ni angustia, culpa o verguenza.   La voz de Dios nunca te dará órdenes, pues Dios nunca se forza ni se impone en nadie, Su voz es cortez y respetuosa y nunca te ordenará nada en contra de tu voluntad, ni a actuar de prisa, o de urgencia, ni  mucho menos a dañar, robar, matar o destruir,

Respecto a checar que todo lo que escuchamos nos sea confirmado con la Biblia, recordemos que la palabra que escuchamos es la Palabra del Nuevo Pacto, que es la Palabra de Cristo.  Por ejemplo, las letras en rojo que se encuentran en los Evangelios, que son las palabras de Jesús en su caminar con nosotros,  pertenecen a la Ley, pues Jesús vino al mundo como un hombre bajo la Ley.  Asi mismo,  El hablaba el lenguaje de su Pueblo que vivía bajo la Ley pudiera entender.  Todo debemos filtrarlo a través del lente de la Gracia, y  basado en el carácter de Dios como un Padre Amoroso, que fue a quien Jesús nos dio a conocer.

En  lo referente a confirmar las palabras de Dios con el cuerpo de Cristo,  quizá no siempre será posible, especialmente cuando al haber conocido el Evangelio de Gracia ya no pudimos permanecer bajo el Ministerio de Muerte, como es el caso de mucha gente que conozco y que ha sido acusada de “herejía”, de apostasía o de ir tras de otros evangelios.

Finalmente, recordemos que el mismo Espíritu que levantó a Jesús de entre los muertos es el mismo Espíritu que vive en ti.   El es el mismo Espíritu de “Mas que Suficiente”,  el mismo Espíritu Sanador, Proveedor que prometió  enseñarnos todas las cosas.  El Espíritu de la Palabra Hecha Carne vive en ti.   Que Ese Espíritu  te revivifique, te edifique y te confirme la Palabra que Él te habla.

Shalom y Gracia en abundancia.

Series Navigation<< Escuchando tu Sanidad Espiritual

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..