Ananías y Zafira

01_Ananias_Sapphira_JPEG

Continuando en la Verdad que nos hace libres, el Evangelio de Gracia de Nuestro Señor Jesucristo,  es triste ver que la gente no pueda creer que Dios pueda ser tan bueno y que pueda amarnos tanto que totalmente anuló la carta de decretos que existía contra nosotros (Col. 2:14) mas cuando tienen la oportunidad de verlo por si mismos en la Escritura, una  de las preguntas que inmediatamente surgen es:” ¿y entonces por que murieron  Ananías y Safira?     

Es bueno oír que se dan cuenta de que no hay juicio que pueda caer sobre ningún creyente.  Sin embargo, esta pareja tan frecuentemente usada para atemorizar a los creyentes, no parece haberlo  sido.  Usemos la luz de la Escritura para alumbrar pasaje tan “tenebroso” que nos impide creer sin dudar.  Leamos este relato en Hechos 5:1-11

Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una propiedad,  y se quedó con parte del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo la otra parte, la puso a los pies de los apóstoles.

Pero Pedro dijo: “Ananías, ¿por qué ha llenado  Satanás tu corazón para mentir al Espíritu

04_Ananias_Sapphira_JPEG Santo, y quedarte con parte del precio del terreno? Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder? ¿Por qué concebiste (pusiste) este asunto en tu corazón? No has mentido a los hombres sino a Dios.”

Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró; y vino un gran temor sobre todos los que lo supieron. Entonces los jóvenes se levantaron y lo cubrieron, y sacándolo, le dieron sepultura.

 Como tres horas después entró su mujer, no sabiendo lo que había sucedido. Y Pedro le preguntó: “Dime, ¿vendieron el terreno en tal precio?” “Sí, ése fue el precio,” dijo ella.  Entonces Pedro le dijo: “¿Por qué se pusieron de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor? Mira, los pies de los hombres que sepultaron a tu marido están a la puerta, y te sacarán también a ti.” Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró. Al entrar los jóvenes, la hallaron muerta; entonces la sacaron y le dieron sepultura junto a su marido. Y vino un gran temor sobre toda la iglesia y sobre todos los que supieron estas cosas.

El pueblo que había vivido esclavo bajo el temor de la muerte por causa de la Ley, (Heb. 2:15) por fin habia sido libertado;  y de repente una pareja se cae muerta ¡por una mentira! ¿Que sucedió aquí?

Algunos han asumido que este Ananías era el mismo que oró por Pablo para que su vista le fuera devuelta:

PaulrestoredHabía en Damasco cierto discípulo llamado Ananías; y el Señor le dijo en una visión: “Ananías. “Aquí estoy, Señor,” contestó él. El Señor le dijo: “Levántate y ve a la calle que se llama Derecha, y pregunta en la casa de Judas por un hombre de Tarso llamado Saulo, porque él está orando,  y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entra y pone las manos sobre él para que recobre la vista.”  Hechos 9:10

Démonos cuenta que este Ananías no puede ser el mismo que ya había muerto en Hechos 5.  Por otro lado,  este Ananías es referido como “Cierto discípulo”.  La elección de palabras que El Espíritu Santo usa no es casual ni por accidente.  Cierto discípulo se refiere a cierto creyente,  alguien de la fe, como Tabita (Hechos 9:36), o Timoteo (Hechos 16:1-2).

Si tu deseas checar cada vez que en tu Biblia encuentres las palabras “cierto hombre”,  te podrás dar cuenta que se refiere a gente no creyente aun.  Por mencionar unos cuantos, tenemos a Simón, (Hechos 8:9),  Cornelio (Hechos 10:1) antes de que escuchara el evangelio,  El hombre cojo que después sería creyente (Hechos 14:7-8)   y muchos otros, especialmente durante el tiempo de Jesús, pues aún no había muerto para darnos su vida, por tanto nadie había creído en Jesús y en su muerte y resurrección. 

Existe únicamente una  instancia, o quizá dos en el Nuevo Testamento en las que un discípulo es mencionado como “cierto hombre”,  una de ellas en Hechos 18:7

“Partiendo de allí, se fue a la casa de un hombre llamado Ticio Justo, que adoraba a Dios, cuya casa estaba junto a la sinagoga.”

Si lo lees en tu Biblia directamente te darás cuenta de que “hombre”  se encuentra en itálicas.  Esto quiere decir que esta palabra no fue encontrada en el griego original y que fue añadida para clarificar;  lo mismo pudieron haber agregado “un discípulo”, pues leemos que adoraba a Dios,  más realmente no sabemos si era creyente o no, pues recuerda que Cornelio también adoraba a Dios, aun antes de creer el Evangelio.  (Hechos 10:2)

La otra instancia se encuentra en Hechos 25:13-14 en donde Pablo es citado por otra persona

 “ … Como estuvieron allí muchos días, Festo presentó el caso de Pablo ante el rey, diciendo: “Hay un hombre que Félix dejó preso….”

Esta no es una narrativa directa del Espíritu Santo, sino que es una cita de lo que otra persona narraba acerca de Pablo.  Todos sabemos que Pablo creyó  y que Festo, procurador de Cesárea no era creyente,  por lo mismo para él, Pablo solo era otro hombre.

Las referencias anteriores nos muestran que Ananías y Safira no habían creído el Evangelio.    Según las palabras de Pedro, esta pareja de estafadores tenía otros motivos para querer ganarse la confianza de los creyentes, quizá posicionarse en un lugar de influencia entre ellos para ganarse su confianza con algún fin obscuro,   algo similar a lo que hizo Judas el Iscariote, no lo sabemos.   Para ellos esta donación pudo haber sido una “inversión”.

Sin embargo, esto que les sucedió no fue un “juicio”por su pecado, ni tampoco venía de Dios, porque según las palabras de Pedro,  fue “el diablo el que llenó sus corazones”,  no Dios.   ¿Que quiere decir “llenar el corazón”  en el contexto de las palabras de Jesús “no es lo que entra en la boca del hombre lo que contamina al hombre…. porque de la abundancia del corazón habla la boca”? ¿De que puede llenar el diablo los corazones?  

Siguiendo en una conconrdancia bíblica la palabra “llenar”  G4137, encontrarás que es la misma usada tanto para “cumplir” (como cumplir una profecía, o cumplir la Ley),  como para ser lleno, (de gozo, de paz, de gracia, de amor, o de temor, de tristeza, de amargura, de odio, etc.) asi como para llenar en el sentido de completar o sentirse completo.  ie. ustedes estan completos en El”.   Col. 2:14 o  “perfectos y completos…”  en Col. 4:12  

El corazón de esta pareja fue lleno por el diablo, por tanto, lo mas probable es que lo que los mató fue eso que llenaba su corazón, quizá la culpa,  o la condenación,  o  en contexto con  Luc. 21:26,  lo mas probable es que haya fallado su corazón, pues su incredulidad del amor y del perdón de Dios no les permitió que “el Perfecto Amor de Jesús” hiciera  salir el temor, y que es lo único que hace salir la iniquidad del corazón del hombre.    Ellos hayaron su “completitud” en las mentiras del diablo acerca de ellos, y acerca de los demás, pues ellos eran el blanco de aquello que pensaban hacer. Lo que haya sido, ellos pusieron muerte en su corazón al haber planeado deliberadamente hacer “eso que iban a hacer”   por consiguiente, sus obras venían de la abundancia de su corazón, que en este caso eran obras de la carne,  obras de muerte, donde el amor está totalmente ausente:   el robo, la estafa, el fraude, el engaño, etc, contrario a los frutos del Espíritu, como lo es la generosidad, que es una expresión de amor.   

Si algún día creímos que fue Dios quien los mató,  aun para proteger a la iglesia, nos olvidamos que Jesús vino a salvarnos de nuestras destrucciones,  y no a destruirnos. El destructor es otro.   Así mismo, la ofensa al Espíritu Santo no significa que el Espíritu Santo va a venir a matarnos.   La muerte no viene de Dios, la muerte es el enemigo de Dios. Cierto, la ofensa al Espíritu Santo es la única que el Padre no perdona (Mat.12:31-32; Mar 3:28-29)  y esta ofensa es la de rechazar  el Regalo de Vida que Jesús nos dio: su sangre como la única ofrenda aceptable por el pecado. (Heb. 10:29) .  Perdón significa “separación” de algo que nos destruye.  Al decir que “no perdona” significa que al rechazar la vida misma,  Él no puede separarnos de nuestra propia destrucción y muerte.

¿Pero si no fue Dios, entonces que fue lo que los mató?

 En mi próximo mensaje descubrirás una mayor verdad detrás de esta historia.

Shalom

 

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..