Caminando Bajo Su Gracia

 

La semana pasada te invité a conocer al Pastor Steve McVey,. En esta ocasión quiero invitarte a que lo escuches en este video, en el que narra su caminar en la religión, que quizá pueda ser similar al tuyo.

Así mismo,  te dejo esta página en la cual Él pone a tu disposición  su material en español completamente gratis.  https://www.gracewalk.org/foreign-language-teachings/

Sin embargo, con sorpresa me doy cuenta que lo que se ofrece gratuitamente no es tan apreciado o valorado como aquello que tiene un costo.  Por el contrario, en ocasiones, vemos lo que es gratuito  como algo sin valor o sin importancia.  Yo quiero recordarles amados(as) que el ministro de la Gracia es digno de vivir de su salario.  En este sitio no se promueve el diezmo,  del cual se ha abusado para manipular a la iglesia.  El diezmo hablaba de Jesucristo,  quien sería el Alimento que sería traído al alfoli para que hubiera “Pan”  en su casa (tu eres su casa) y para que los cielos nos fueran abiertos y se derramaran sobre nosotros bendiciones hasta que sobreabunden.   Esto ya sucedió hace 2000 años.    Busca mi sección acerca del diezmo en mi sitio, bajo el tema de la prosperidad.

No obstante lo anterior, no significa que el Ministro de Rectitud no sea digno de vivir de la generosidad del corazón de aquellos que él o ella alimentan, para que pueda seguir realizando su labor “sacerdotal” libre y liberalmente; y con ello quiero decir, su labor de amor de presentar al pueblo De Dios, como lo describe Rom. 15:16, en la versión “Dios Habla hoy”

El servicio sacerdotal que presto consiste en anunciar el evangelio de Dios, con el fin de presentar ante él a los no judíos, como ofrenda que le sea grata, santificada por el Espíritu Santo. Rom.  15:16

Quise tomarla de esta versión, porque esta escritura se ha utilizado erróneamente como si el dinero que tu dieras pudiera ser la ofrenda agradable ante Dios, y esto es un error; tu dinero no es esa ofrenda, TU eres esa ofrenda agradable ante Dios, de la que Pablo habla, tú y todos aquellos que al escuchar el Evangelio de Gracia de nuestro Señor Jesucristo puedan experimentar esa consciencia de limpieza y de pureza, de inocencia y santidad que es el objetivo del Evangelio de Gracia.     La palabra ofrenda también se ha interpretado como algo sacrificial,  mas ofrenda es simplemente algo que se ofrece como un regalo.  Un regalo para Dios que aún los ángeles celebran; un regalo para la vida de ese ministro, un regalo para el cuerpo de Cristo en el que te llame a plantarte.

La consciencia de pecado NUNCA fue la consciencia a la que los ministros de rectitud fuimos llamados a crear.   Fuimos llamados a edificar con “oro, plata y piedras preciosas” (consciencia de tu valor ante Dios, del precio de su redención y de su divinidad en ti)   no con papel, madera y hojarasca, (condenación,  acusación, etc), que son combustible para el fuego.

Si tu pastor o ministro te deja sintiendo con esa frescura que el trabajo consumado de Jesucristo te otorgó y que Él percibe como ofrenda de aroma agradable, quitándote así la zozobra y la pesadez de tu corazón,   los efectos restauradores en tu vida  y el valor de su servicio serán mayores que los obtenidos de un doctor o un psicólogo, o un abogado defensor,  de quienes no podríamos recibir un bien sin pagar.   De igual manera que al comer en un restaurante de calidad dejaríamos una propina para compensar o reconocer un buen servicio,  el ministro de Gracia es digno de tu reconocimiento y de tu cuidado, especialmente cuando te sirve ese Pan de vida a traves del cual los cielos te fueron abiertos y las bendiciones te son derramadas.

Si tu tienes esa fortuna en tu localidad, no dudes extender tu generosidad y expresar tu agradecimiento y cuidado a tu ministro.

La generosidad es un fruto, y si este fruto brota en ti para donar a los ministerios que aquí doy a conocer, incluyendo el mío,  estarás fincando el camino para que los hermosos pies del portador de verdaderas Buenas noticias pueda correr  muy lejos.    Estas no son semillas que tu puedas sembrar para que crezca un árbol de dinero, como a muchos nos han enseñado.  Estas son semillas que en la vida de los demás darán fruto de justicia, al conocer el Evangelio del Amor De Dios que a la vez dará fruto de amor y de generosidad.  En las palabras del Espejo,  te presento 2 Cor. 9:6-8

9:6 Todos nosotros conocemos la ley natural que dice, “El que poco siembra, poco recoge: ¡Por lo tanto siembra abundantemente!”

9:7 ¡Cada uno de ustedes piense sobre esto concienzudamente con su corazón, no con pensamientos de culpa o con un sentido de deber legalista! ¡El amor-ágape de Dios inspira una gozosa exuberancia de grandes proporciones! (La palabra ¹proaireomai significa tomar un inventario completo; La palabra Griega ²hilaros es de la raíz hileos que significa alegre, gozosa.)

9:8 ¡Es imposible exagerar las ¹dimensiones de cada detalle de la gracia de Dios! ¡Arrójense a la ²abundancia donde Él exhibe el ³poder de su bendición para con nosotros! ¡Ya estamos bendecidos ²mucho más allá de cualquier mérito personal, para que seamos 4autosuficientes en todo tiempo y en toda situación que podamos enfrentar! ¡Ésta sobreabundancia provee ampliamente las necesidades de los demás, en muchas formas creativas de hacer el bien!    

Toit, by Francois du. The Mirror / El Espejo de la Palabra: Traducción en Español

Shalom y Gracia en Abundancia.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.