El Aguijón del diablo.

Janusz Korczak muere abrazando a sus Niños” en el Museo del Holocausto, en Jerusalén

Mi deseo es que al haber recorrido el Tabernáculo junto contigo y hacerte saber el significado de la Cruz y de la Sangre de Jesús te hayas cimentado en tu identidad en Cristo y en tu posición en el Reino de los Cielos. Recuerda,  durante el Viejo Pacto los Israelíes solo podían ser “Siervos”.   El Nuevo Pacto nos hizo  “Hijos de Dios”, llamados a reinar como Reyes y Sacerdotes.    Los hijos no necesitamos órdenes o mandamientos para hacer la voluntad de nuestro Padre, su amor nos lleva a cumplir su voluntad y su Espíritu nos guía a involucrarnos en sus negocios como sus hijos.   No fue un club al que te uniste,  fue una familia en la que naciste.

El diablo se opondrá a que tú aceptes tan honorable distinción y estará en continua disputa por  tu corona de rey, y por tus ropas de sacerdote.   El usará todo, gente a tú alrededor,  tus circunstancias, aun tu consciencia, para robarte tu fe y con ella todo lo que pueda. Esto lo hará a través de cuestionar y retar  todo lo que Dios ha dicho que tú eres, tal y como lo hizo en el huerto.

Hemos hablado de que el nombre hebreo de Satanás es “HaSatan”  cuyo significado es “acusador” o “perseguidor”,  en el contexto de una corte de Ley – el abogado fiscal.   Su papel es acusarte y perseguirte.  El ya no puede acusarte ante Dios como lo hizo con Job,  pues en ese tiempo  usaba el dominio que Adán le entregó para tener acceso al Padre.  Más la sangre de Jesucristo purificó  también las cosas que en el cielo habían sido contaminadas por el diablo desde su caída,  hasta que Cristo lo venció en la Cruz (Hebreos 9:23).

El diablo  hoy ya no tiene acceso al Padre y solo puede acusarte ante ti mismo en tu consciencia, para lo cual usará la Ley. Él es experto en la Ley, y si tú insistes en seguir la Ley, él Mosestambién sabe en donde la rompes.   Su poder está en tener a la gente bajo la Ley de Moisés,  porque de esta manera  es fácil bloquearles su acceso a Dios, recordándoles en donde se quedan cortos de la medida.    De esta manera la gente sigue enfocada en sí misma, en sus acciones, su desempeño, o sus pecados, en lugar de  su rectitud con la que ha sido vestido(a)

Gálatas 3:19 nos da una buena explicación de por qué fue dada la Ley:

Fue añadida a la promesa para mostrarle a la gente sus pecados, pero la intención era que la ley durara sólo hasta la llegada del Hijo prometido.

Mas Pablo clarifica que:

Si la ley pudiera darnos vida nueva, nosotros podríamos hacernos justos ante Dios por obedecerla;  pero las Escrituras declaran que todos somos prisioneros del pecado, así que recibimos la promesa de libertad que Dios hizo únicamente por creer en Jesucristo Antes de que se nos abriera el camino de la fe en Cristo, estábamos vigilados por la ley. Nos mantuvo en custodia protectora, por así decirlo, hasta que fuera revelado el camino de la fe.  Dicho de otra manera, la ley fue nuestra tutora hasta que vino Cristo; nos protegió hasta que se nos declarara justos ante Dios por medio de la fe.  Y ahora que ha llegado el camino de la fe, ya no necesitamos que la ley sea nuestra tutora.  Gal 3:21-24 NTV

Esto es  lo que dijo el Espíritu Santo por boca del Apóstol Pablo. Nota que este capítulo comienza con dureza: “Oh Gálatas tontos”, que en el hebreo suena así: ¡Oh Gálatas estúpidos! Si Pablo lo considera una estupidez,  ¿a qué se debe que la iglesia de Cristo quiera tener a los creyentes bajo la ley?

Recuerda que la Ley es la que da poder al pecado (1 Cor 15:56). Al enfocarnos en  la ley,  nuestra carne estará más propensa a caer no solo en nuestros viejos pecados,  sino  aún en muchos nuevos que no sabíamos que teníamos cuando no nos interesaba agradar a Dios.  Por lo mismo es un hecho que la gente que más se aferra en seguir la ley de Moisés  debe estar lidiando en secreto con pecados que tarde o temprano se saldrán de su control y de su escondite.

Este fenómeno se observa repetidamente en crímenes y atrocidades cometidas por líderes religiosos o gente religiosa, sin importar la religión, pues finalmente todas las religiones están edificadas sobre esfuerzo humano, el cual es la esencia de la ley, :  “Harás o no Harás”. Muchos de ellos viven en un ciclo perpetuo de confesión/comisión de pecados. Muchos buscan la salida con psicoterapia u otro tipo de ayuda,  algunos otros sencillamente se deleitan en ello y viven así hasta que son descubiertos.  Muchos nunca lo serán.

En el caso de aquellos que rechazan  a Cristo como Dios y salvador, me temo que se pasarán el resto de su vida tratando en sus propios esfuerzos, con consecuencias negativas para ellos,   para  sus víctimas y para las familias de ambos.

En el caso del que tiene su fe en la Vida obtenida por la Sangre de Cristo, su solución está en creer y recibir la Gracia de Dios,  porque

El pecado ya no tendrá poder sobre ustedes, pues ya no están bajo la ley sino bajo la gracia  Romanos 6:14

En esta Gracia,  la ley de la fe y del amor,  la ley del Espíritu, son las únicas que aplican, y es el Espíritu Santo el que las lleva a cabo.

Porque Dios es el que produce en ustedes lo mismo el querer como el hacer, por su buena voluntad.  Fil 2:13

Mañana te mostraré que la consciencia de pecado no viene de Dios.

Shalom

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..