Reyes y Sacerdotes (Parte 4) – Sus Pensamientos No Son Nuestros Pensamientos

Santidad al Señor
This entry is part 5 of 11 in the series Tu Identidad en Cristo
Lino fino de arriba a abajo
Sacerdotes del Tabernáculo

Ciertamente de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia.

Juan 1:16

Como lo vimos en blog anterior, además de la túnica, los sacerdotes también usaban lino fino de arriba a abajo; en su cabeza, en una especie de turbante o mitra y aún en sus calzoncillos.  El lino puro representa nuestra frescura, pureza, templanza,  la acción del Espíritu Santo  santificando nuestros pensamientos, y templando nuestros deseos y pasiones.

En el caso del Sumo Sacerdote, su turbante era diferente.

Santidad al Señor
Turbante del Sumo Sacerdote

Luego haz un medallón de oro puro y grábalo como un sello con las palabras Santo para el Señor.  Con un cordón azul, sujeta el medallón a la parte delantera del turbante de Aarón, donde deberá quedar permanentemente.  Aarón lo llevará sobre su frente para cargar sobre sí mismo toda culpabilidad de los israelitas cuando consagran sus ofrendas sagradas. Aarón tendrá que llevarlo siempre sobre su frente para que el Señor acepte al pueblo.  Éxodo 28:36-38 NTV.  La versión Reina Valera dice “para que el pueblo halle Gracia ante Dios“.

El azul en el turbante del Sumo Sacerdote representa la Gracia de Dios que te hizo acepto.   Tus buenos pensamientos o  intenciones  no son los que te ganaron el favor de Dios,  fue su Gracia – su Amor por sus hijos, sus pensamientos e  intenciones hacia sus Hijos- su compasión,  etc.   fue por ello que Jesús nos devolvió el acceso a nuestro Padre  “por su Justicia”, de manera que a través de conocer esa verdad que es  nuestra verdad actual, a través del contacto directo con la Trinidad, nuestros pensamientos e intenciones podrán ser transformados.

En el tiempo de la Ley,  el leproso era pronunciado  parcial o totalmente impuro, dependiendo en que parte de su cuerpo se encontraba la lepra, si ésta estaba en la cabeza, la persona era pronunciada “completamente impura”  (Ver Levítico 13:44).

Aun habiendo sido redimidos, mientras nuestra mente no sea transformada de lo que creíamos ser en Adán – “el sistema de la carne” a la verdad de lo que somos ahora en Cristo – que es la vida bajo el Espíritu, seguiremos viviendo en esa vieja imperfección, aun en lo que hagamos para Dios, en  nuestros motivos, en nuestras intenciones, en nuestros deseos y sueños, y seguiremos cansados, de mal humor,  enojados y frustrados sin poder entrar en su descanso.

En Cristo, nuestra Santidad comienza por la cabeza – nuestro Sumo Sacerdote, no por la nuestra. Sus pensamientos son siempre santos para con nosotros. SIEMPRE seremos aceptos,  pues Él llevó la iniquidad de nuestra carne en el madero.  Esos requerimientos contrarios a nosotros quedaron colgados de la Cruz (Col. 2:14).

Por lo anterior, Dios no toma en cuenta la iniquidad ni la impureza de nuestros pensamientos.  Al oír esto, te imaginarás quizá que hablo de cosas grotescas, actos sexuales,  crímenes o maldades que pensamos hacer, mas ¿sabías que por el simple hecho de  creer que nosotros podemos purificarnos a nosotros mismos a través de obras o acciones religiosas, es la mayor impureza ante Él?  (Gal. 5:4)  y es de este esfuerzo por purificarnos o por auto-justificarnos que todas las imágenes o actos grotescos surgen de nosotros (Te recomiendo la Serie de Los Gálatas para entender claramente por qué).

Mas el conocer y creer que los pensamientos de Dios son los de Jesucristo hacia nosotros y  que éstos son solo de inocencia y pureza en nosotros, seremos libres  de esas “obras de la carne” y viviremos de su buena opinión, que es uno de los significados de la palabra “Gloria”.  Es por ello que necesitamos renovar nuestra mente, para que nuestra pureza venga de la verdad de lo que nos sucedió en la Cruz y no de  la mentira de lo que creíamos ser y por consiguiente hacíamos,  bajo el sistema de la Ley.

Por lo anterior,  te invito a venir diariamente al trono de su Gracia y a la fuente viva de su Palabra que es Jesucristo, para que al hablar con Él y principalmente, al dejar que Él te hable a través de su Espíritu y de su Palabra del Nuevo Pacto, Él pueda originar nuevos pensamientos en ti, al persuadirte de su mente y sus pensamientos hacia ti y hacia los demás.

Shalom

Editado el 21 de agosto de 2017.

Shalom  y Gracia en Abundancia

Series Navigation<< Reyes y Sacerdotes (Parte 3) – Lino FinoEl Efod (Parte 1) >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..