El Amor Cubre Todas las Faltas

This entry is part 1 of 8 in the series Gálatas 6

Hoy por fin comenzamos Gálatas 6, el cual afirma y confirma lo que compartí  en mis últimos mensajes,  pues tiene que ver con la manera en que extendemos hacia los demás la Gracia que recibimos de Jesucristo.

No se trata de “pagar hacia adelante” o de regreso,  como cuando regresamos el favor, pues el concepto de pago implica deuda o retribución y ese es el sistema de la Ley – el sistema del mundo.   Se trata de aceptar que Dios es el dador y no nosotros,  de permitir que Dios toque a otros a través de nosotros y de esta manera experimentar el gozo que Él siente cuando nos da algo sin pedir nada a cambio; es una probadita de lo que se siente ser “a su semejanza”  y llevar su naturaleza:  Él se goza en amar,  se goza en hacernos bien y darnos “Su Reino”, se goza en nuestro gozo, y Pablo nos da a conocer lo que “por naturaleza” surgirá cuando dejamos que la  vida de Cristo “brote” en nosotros, pues  es un fruto del espíritu y no de nuestro esfuerzo.

Gálatas 6 comienza con un lenguaje que ante una mente legalista podrá parecer una nueva lista de mandamientos, especialmente si lo leemos de las versiones tradicionales traducidas por religiosos con mentes legalistas;  mas habrás notado ya que en todas sus epístolas, Pablo primero imparte Gracia, como lo hizo en los capítulos 1 al 5, para que los que la reciban puedan dar de Gracia y afrontar situaciones que serán comunes para los creyentes,  como lo  ilustrará en seguida:

Hermanos, aun si alguien es sorprendido en alguna falta, ustedes que son espirituales, restáurenlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Lleven los unos las cargas de los otros, y cumplan así la ley de Cristo (el Mesías).  Gal. 6:1-2 NBLH

Si te encontraras perplejo al escuchar acerca de “encontrar faltas”, después de saber que el que vive por la fe en Jesucristo es “sin mancha y sin arruga” (ver Ef. 5:27-28),   o si no estuvieras seguro de lo que significa ser espiritual,  ser restaurado,  ser tentado; o si te preguntaras: “¿a que cargas se refiere o de que Ley nos habla si ya no estamos bajo la Ley?”  mas confuso quedarás al leer:

Porque si alguien se cree que es algo, no siendo nada, se engaña a sí mismo.  Gal. 6:3

¿Como sabemos si somos “algo”  o  somos “nada”, si ya no nos juzgamos según la carne?    

En la religión y el mundo, el que se considera “espiritual”, es decir – el líder religioso,  o el que trabaja arduamente por su espiritualidad,  se sentirá apto y con derecho, para  “restaurar” a las personas,  desde su lugar “superior”, diciéndoles “sus verdades” (no necesariamente  “La Verdad”, de acuerdo con Jesucristo) y  si le es posible,  reprenderá y aún castigará a todo aquel en el que encuentre falta,  lo cual será frecuente, debido a su mentalidad de juicio que le hará  encontrar falta en todos y por todo,  y aun sentirá que lo hace “por amor”.  

Gloria a Dios que bajo el Evangelio de Pablo, las faltas, la espiritualidad o la tentación son algo muy diferente a lo que la religión o la Ley considera como tales. Como nos lo mostraron los capítulos anteriores, ni las faltas, ni  las tentaciones se refieren a nuestro comportamiento, sino a las creencias que lo provocan; tampoco la espiritualidad es la religiosidad, ni mucho menos el espiritismo, la introspección, meditación o aun la auto-justicia. Así mismo, el ser restaurado no significa “ser perdonado y aceptado despues de que se arrepienta, pida perdón, reciba disciplina o castigo y demuestre su arrepentimiento ”; tampoco las cargas son las personas o sus problemas; por ultimo, la Ley de Cristo no es lo mismo que  “la Ley de Moisés”.    

Si tu has seguido este estudio, tu conoces la verdadera interpretación de estos términos, mas dejemos que el Espejo de la Palabra nuevamente nos muestre a que se refiere Pablo:

 6:1 Hermanos, si parece que alguien está ¹anticipando su próxima ²caída (llevando una carga demasiado pesada, ver versículo 2), desde vuestra posición de fe, restauren a tal persona con un espíritu de cortesía y gracia, revisando vuestra propia actitud; una actitud legalista quiere, sospechosamente, encontrar problemas. 

(La palabra, ¹prolambano, significa anticipar, adelantarse,

²paraptoma, viene de para, cerca de, procediendo de una esfera de influencia y pipto significa el perder tamaño, parar de volar, fallar.

Ustedes representan la gracia y no la ley.)

 La ley de vida en Cristo distingue vuestra espiritualidad; llevando el peso de otros sobre ustedes mismos, cumplen así con la ley de Cristo.   Gal. 6:1-2

Toit, by Francois du. The Mirror / El Espejo de la Palabra. (Edición en Español) 

¿Que nos haría anticipar nuestra caída?  ¿Que nos haría llevar una carga demasiado pesada?  ¿No acaso el peso de otros a veces lo es?  La respuesta está en el comentario que este autor nos da acerca de estos versículos: 

 El mensaje de gracia quita toda carga que se relaciona a la ley, como la culpabilidad, sospecha, inferioridad, vergüenza y conciencia de pecado.

De esta interpretación nos damos cuenta que si alguien es sorprendido “dejando de volar”, “perdiendo influencia”,  “sintiéndose culpable,  inferior, avergonzado, con consciencia de pecado”,  (considerado como una falta bajo la Gracia),  desde nuestro lugar de descanso,  ese lugar bajo la Gracia o bajo la influencia del Espíritu de Dios (de aquí el término “espirituales”),  llenos de Gracia y amor podremos “restaurar” a a la persona y no juzgarla bajo la carne- la tentación a la que se refiere.

La palabra “restaurar”  es el griego Katartizō – completar,  hacer encajar,  equipar, reparar, poner en orden, fortalecer.

Ésto es lo que para Pablo significaba “restaurar” a la persona, con cortesía y Gracia recordarle la verdad acerca de su rectitud en Cristo,  su completitud y su perfección, su inocencia,  su perdón y limpieza,  para fortalecerla y hacerla sentirse equipada y apta, examinándonos,  no en cuanto al pecado, sino de no caer en la tentación del legalismo, pues “una actitud legalista quiere, sospechosamente, encontrar problemas”.

¿Verdad que el significado de la Biblia cambia desde el lente de la Gracia,  a como se le mira bajo la lupa de la Ley?

Shalom y Gracia en abundancia.