La Carne vs. El Espíritu

This entry is part 1 of 12 in the series Gálatas 3

Ley y la Gracia

De la misma manera en que Pablo nos mostró que el pecado no es lo que nosotros llamamos pecado, y que la nueva doctrina no es tan nueva, sino simplemente  la doctrina vieja disfrazada de la nueva,   el Capitulo 3 de Gálatas nos mostrará,   que “la carne” no es lo que la religion nos había enseñado (mismo que trate de mostrarte durante la serie del Nuevo Pacto);  asimismo, te convencerás de que el Evangelio de Gracia, lejos de darte “licencia para pecar”,  te da libertad del pecado, como tu mismo lo verás y lo sabrás en tu corazón.

Aunque continuaré  auxiliándome de las paráfrasis usadas hasta hoy, El Espejo (Mirror) y El Mensaje (Msg),  esta vez  me referiré a blogs escritos con anterioridad en donde presente el mismo tema.

Después de haber explicado el antecedente que origina esta carta de corrección de  Pablo a los Gálatas, y su autoridad para defender Su Evangelio,  lo primero que leemos  en el Capítulo 3 es  que los llama : ¡Gálatas Locos! (Msg),   insensatos en la traducción RVC,   tontos  en la NTV  y estúpidos en el griego original.   

Pablo los compara con alguien que vive bajo un hechizo que los ha enceguecido de tal manera que  les ha quitado  sus ojos de la Cruz, distorsionando su significado, a pesar de que éste les había sido explicado claramente y aun la Escritura había  profetizado  (Is. 53:4-5) Veamos a continuación de El Espejo

¡Gálatas! ¡Gálatas! ¿Han perdido completamente el sentido común? ¿No pueden ver como la ley ha engañado y cegado su visión para distorsionar lo que la revelación de la cruz de Cristo ha logrado por ustedes? Esto fue claramente predicho en las Escrituras. ¿Cómo pueden no estar persuadidos por la verdad? (El no murió como un individuo, ¡Él murió por todos! [Isa 53.4, 5])   3:1-2 

Toit, by Francois du. The Mirror / El Espejo de La Palabra: Traducción en Español  

Enseguida les hace la pregunta clave, la cual nos da el significado verdadero de lo que es la “carne”,   lee con atención:

Esto es lo único que quiero averiguar (aprender) de ustedes ¿Recibieron el Espíritu por las obras de la Ley, o por el oír con fe?¿Tan insensatos son? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿van a terminar ahora por la carne?¿Han padecido tantas cosas en vano? ¡Si es que en realidad fue en vano! Aquél, pues, que les suministra el Espíritu y hace milagros entre ustedes, ¿lo hace por las obras de la Ley o por el oír con fe?  Gal. 3:1-4

¿Te  das cuenta como Pablo usa intercambiablemente la palabra “por la Ley” y “por la carne”?    

Permite que la traducción el Espejo le de el énfasis adecuado a las palabras de Pablo

 

 El Espejo de Francois Du Toit  The Message (El Mensaje)
3.2 Por favor, razonarían conmigo sobre este asunto; sobre qué bases recibieron el Espíritu Santo? ¿Estamos hablando de regalos o recompensas aquí? ¿Que tipo de mensaje enciende la fe, Que eres, un condenado y fracasado pecador de acuerdo a la ley, o lo que cree Dios de ti revelado en el evangelio? (No confundamos la Ley con la Gracia.)

3:3 ¿Puedes ver cuán necio sería comenzar en el Espíritu, (creyendo en el triunfo la cruz) y después por alguna extraña razón cambiar otra vez a “hazlo por ti mismo?” Como si tus obras pudieran añadir algo a lo que Dios ya ha hecho en Cristo. (¡Sería un suicidio! ¡Sería como deliberadamente brincar de una barca y cruzar el océano nadando! Hay dos árboles: El árbol de “hazlo por tu cuenta” y el árbol de vida. Ellos representan dos leyes o sistemas: La ley de las obras y la ley de la fe; una representa lo que tú haces para llegar a ser. El árbol verdadero revela quien eres verdaderamente en tu diseño redimido. ¡Por el árbol del Calvario somos libres para SER! Espíritu = fe; carne = obras.)

 

3:4 Recuerden como se sintieron cuando conocieron la fe. ¿Estaban preparados para cambiar eso por sentimientos religiosos? Todo el terreno que habían ganado se hubiese perdido. (La ley no completa la fe, sino que la anula.)

3:5 ¿Acreditarías lo que han recibido de Dios a algo que ustedes hicieron o escucharon? ¿Les recompensó Dios por su alto nivel moral cuando hizo milagros asombrosos en ustedes y derramó generosamente su Espíritu sobre ustedes; o tal vez tuvo algo que ver con la revelación del mensaje de la gracia que han oído? La fe es la fuente de la acción de Dios en lugar del hombre; nuestro oír es el conducto de lo que la fe de Dios revela.

Permítanme hacerles esta pregunta: ¿Cómo comenzó su nueva vida? Fue trabajando duro para agradar a Dios? ¿O fue respondiendo al mensaje de Dios para ustedes?

 

 

 

 

¿Van a continuar con esta locura? Porque sólo la gente loca pensaría que podrían completar con su propio esfuerzo lo que fue iniciado por Dios. Si ustedes no fueron lo suficientemente inteligentes o lo suficientemente fuertes para comenzarlo, ¿cómo suponen que   podrían perfeccionarlo?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Atravesaron por este doloroso proceso de aprendizaje para nada? Aun no es pérdida total, pero sin duda lo será si continúan con ésto!

 

 

Respondan a esta pregunta: El Dios que generosamente les proporciona su propia presencia, su Espíritu Santo, haciendo cosas en sus vidas que ustedes jamás podrían hacer por ustedes mismos, hace estas cosas por el extenuante esfuerzo moral  de ustedes o porque ustedes confían en que El lo haga en ustedes?

Medita en lo anterior, junto con mi pasado blog “Descubre tu Victoria” y te espero el próximo viernes.

Shalom