Salvación de la Ley

Hoy quiero traer a ti este mensaje, el tercero de la serie “¿Qué es la Salvación?”  de Bertie Brits, el cual te confieso me fue difícil entender su relación con la salvación y con la Gracia y aun estuve a punto de no publicarlo. Sin embargo,  conforme llegue a la última parte, no solo suspiré un gran ¡Amen!  sino que también  me pareció necesario incluirlo, ya que esta es una forma de salvación que el mundo y el mismo Pueblo de Dios necesita desesperadamente en este momento.

Una de las preguntas que recibo a menudo es ¿por qué mi situación económica no cambia si yo he creído la Gracia?  ¡lo  he creído todo!  ¡lo he hecho todo! ¡lo  he declarado todo!  ¡He tomado la comunión!   De alguna manera el Pueblo de Dios ha pasado de sentirse condenado por tener riqueza,  a sentirse condenado por no tenerla.

Para aquellos que enfrentamos situaciones urgentes y desesperadas, no serían consuelo el saber que El 90% del mundo ha perdido su riqueza en manos de unos cuantos que la acumulan con tácticas sucias. Muchos han perdido trabajos, propiedades y aun la vida por causas naturales o sintéticas que están azotado al mundo entero.  Sin embargo, cuando llega a descubrirse la manera en que ellos acumulan la riqueza, no podríamos atribuirlo a que fue la bendición de Dios que los enriqueció, aunque se llamaran “Pastores” o “siervos de Dios”.

La misma pregunta surge cuando alguien no recibe la sanidad o la respuesta que espera, o la tragedia los afrenta y siempre en el fondo yace la duda: ¿por qué me vino ésto?   El que se siente pecador creerá que es castigo de Dios por sus pecados,  el que se siente no tan pecador, podrá ver su adversidad como una “injusticia de Dios”, y llegará a exclamar: “¿Dios, por qué me haces ésto?”; mas el que sabe que ha sido justificado por Gracia por medio de la fe, no estará exento de ser perseguido por la duda y el desaliento expresados como  ¿Qué estoy creyendo mal? ¿Por qué no recibo, o no recibí lo que esperaba?  ¿en que momento me caí de la Gracia?  O lamentablemente en algunos casos: “La Gracia no funciona”.

Yo misma, durante los casi 7 años de la vida de este blog, he vivido pérdidas, aflicciones y muchas situaciones familiares que no parecen tener solución.  Vi la vida de mi amiga arrancada por el cáncer, mientras yo oraba con ella y la animaba a creer y a esperar de nuestro Abba Padre su sanidad, lo cual deja un sentimiento de impotencia, enojo y quebranto.  Sin embargo,  de no haber experimentado la salvación de la que Bertie habla en este mismo video,  yo misma estaría renunciando a este hermoso Evangelio que me mantiene de pie, creyendo y esperando.

Por esta razón, yo creo que este mensaje de media hora te será mas buena que mala noticia y mas consuelo que desconcierto, orando que  la revelación del Espíritu de Dios en ti  te permita ver lo que  el mensaje central intenta comunicar – y produzca “Salvación” y libertad si no lo hubiera hecho antes.

Como complemento, recomiendo mi mensaje  “El Poder de Su Sangre – Nuestra Prosperidad, el cual he editado removiendo todo lo perteneciente a la Ley que yo misma creía, sin quitarte la esperanza en tu Padre que te ama, quien siempre tendrá cuidado de ti y quien no se opone a tus sueños y deseos sino por el contrario, Él te los da porque intenta traerlos a tu realidad.

No olvides activar los subtítulos en Español, o usar la función “transcript”  si cuentas con software de voz.

Shalom y Gracia en Abundancia

 

Series Navigation<< Zaqueo, ¡Bájate de Ahí!Poemas de Dios >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..