Sal de Ella Pueblo Mio

lawGrace
Ley o Gracia

Pablo, fariseo de fariseos, experto en la Ley de Moisés, fue escogido para llevar el Evangelio de Gracia a los gentiles.  (Efesios 3:1).  Desde el momento en que él descubrió la Gracia de Dios y el perdón de pecados por medio de la fe en Jesucristo,  a pesar de haber perseguido y dado muerte a muchos cristianos,  dio su vida para que los gentiles conocieran este evangelio que reemplazaba la Ley de Moisés.

Esta Ley fue dada a los Judíos 500 años después de Abraham, por tanto  Abraham no la conoció, ni tampoco  los gentiles a los que Pablo introdujo el Evangelio de Gracia.   Por lo mismo les era fácil recibirlo,  pues no tenían  la consciencia de pecado que la Ley de Moisés intentaba crear, (Heb. 10:2) sin embargo aunque los gentiles no tenían la ley de Moisés,  ellos tenían su propia ley en su consciencia,  esa tendencia de vivir independientes de Dios bajo  su propio esfuerzo.  Todos los humanos llevamos esa predisposición,   y solo al recibir la Gracia de Dios podemos dejar de luchar en nuestras propias fuerzas.

Muchas son las iglesias que enseñan de la Gracia de Dios, sin embargo  muchos líderes y maestros creen que la Gracia es para usarse cuando nos caigamos de la ley,  cuando fallamos, cuando no podemos seguirla, sin considerar que  es precisamente por causa de esta mezcla de ley y Gracia por lo que caemos, pues la palabra es clara cuando dice que aquellos que pretenden justificarse por las obras de la Ley se caen de la Gracia de Dios.  (Gal. 5:4)

No solo nuestra fe muere al querer recibir favor inmerecido tratando de merecerlo, sino que al quedar vacíos de Cristo, El queda sin efecto. De manera que  un Cristo sin efecto y una fe sin efecto producen una combinación letal que solo favorece al diablo para poder devorarnos:  matarnos, robarnos y destruirnos,

Es por esta razón que esta mezcla de Gracia y ley es llamada por Pablo como “el Ministerio

El Gólgota- Cerro de la Calavera
El Gólgota- Cerro de la Calavera

de Muerte”   y al hacerlo se refiere a aquella ocasión en la cual Moisés recibió la Ley por segunda vez,  después de haber presenciado la Gracia de Dios, lo cual hizo que su cara brillara. (2 Cor. 3:7-9)

Este ministerio, también llamado “de condenación”,  aun teniendo gloria,  producía la muerte,  más Pablo llamó al ministerio del Espíritu Santo, que acabamos de estudiar,  el Ministerio de Justicia.  La palabra Justicia y Rectitud en la Biblia son intercambiables.   Quiere decir que la Ley aunque es recta, no produce rectitud.  Muchos religiosos fieramente se oponen a aceptar que la Ley mata,  mas Pablo lo dijo en este mismo capítulo,

Lee este capítulo para que lo entiendas dentro del contexto que Pablo lo usa:

“Porque la letra (la ley) mata, pero el Espíritu da vida.” 2 Cor. 3:6

No es coincidencia que Cristo dijo que en los últimos días la maldad llegaría a ser mucha y que por causa de esta maldad el amor de muchos se enfriaría  (Mat 24:12).   Siendo la Ley la que le da la fuerza al pecado,  no nos sorprende que la maldad  aumentaría tanto.

Por lo mismo, es en el interés del diablo que las iglesias continúen en Babilonia (confusión por mezcla). Mas Cristo dijo:

Sal de ella mi pueblo, para que no participes de sus plagas”   Ap. 18:4

En este vínculo  encontraras un artículo en español  que te ayudará a entender más por qué no debemos mezclar los dos pactos o vivir con un pie en el Nuevo pacto y el otro en el Viejo.    “Los dos” o “el uno u el otro” 

Así mismo,  si notaste un cambio en el formato de esta página, encontraras en la parte inferior izquierda un vínculo a una página con  todos los devocionales de Joseph Prince traducidos al español.  Aunque esta tarea estuvo en mi corazón desde el principio, el Señor me lo impidió, quizá porque lo había asignado a nuestra hermana Claudia Morales, de Guatemala. Suscríbete a esa publicación, mas no dejes de regresar a “Lino Fino”, donde podremos continuar de la mano fincándonos firmes en la Gracia de Dios.

Shalom

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..