¿Ministerio de Vida o de Muerte?

Vida o Muerte, Gracia o Ley
Los Diez Mandamientos vs La Gracia de Dios
Entonces Dios les dio vida con Cristo al perdonar todos nuestros pecados.
  Él anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz. 
De esa manera, desarmó  a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz.   
Colosenses 2:13-15

Si seguiste esta serie acerca de la Gracia, quizá estés entre los que digan “ya lo sabía, ¿cómo es que tu no?”,o quizá te encuentres en el otro extremo, entre los que no creen que la ley ya fue finiquitada y clavada en la cruz como lo dice nuestro versículo, y prefieras vivir bajo la ley. Mas si estuvieras en medio de estos dos extremos, aún en shock, preguntándote, “¿entonces para que Dios dio la ley?”  no te detengas, sigue leyendo. 

Muchos creen que la ley nos fue dada para hacernos santos, rectos, o  justos.   Mientras que la ley es pura y recta, no imparte pureza ni rectitud en nosotros al ejecutarla, pues no nos da  vida, ni transforma nuestro corazón.  La ley es justa, pero no nos justifica.  Para esto,  Dios tuvo que dar a su Hijo Jesús. El es el único que nos puede justificar, su sangre es lo único que nos puede santificar, pues es SU santidad la que nos hace santos -apartados para  Dios. 1 Cor 1:2.    

La ley es como un espejo donde podemos ver nuestros defectos sin poder cambiarlos, porque la ley como dije antes, no nos transforma a la imagen de Dios.   De hecho, esa fue la caída de Adán,  queriendo ser a la imagen de Dios por su mucha labor (el significado de ‘poneros’ = maldad).   Tristemente, sin ese espejo, no podríamos ver tal maldad, por lo mismo, a petición del público, Dios dio la ley para mostrarnos el pecado que ésta hace salir de nosotros, y que al verlo, pudiéramos agotar toda confianza en nosotros mismos y en nuestras fuerzas, al darnos cuenta  que sin un salvador que lo remueva de nosotros, estamos perdidos. 

En contraste, al contemplar nuestra nueva imagen  en este nuevo espejo, -nuestro Señor Jesúcristo – contemplamos una imagen perfecta de nosotros, puesto que ante Dios, como Cristo es, así somos en este mundo (1 Juan 4:17).  A diferencia de la ley, al mirarnos en este glorioso espejo, SI  somos transformados  a su imagen, pero no por nuestro esfuerzo, o fuerza de voluntad  sino por su Espíritu (ver 2 Cor. 3:18)   Este es su Ministerio de Vida.   

Quiero aclararte que el querer vivir bajo la Gracia de Dios no significa despreciar la ley de Dios, ni vivir sin autoridad o en libertinaje.  ¡No, en absoluto!  Al contrario, los que recibimos la Gracia de Dios sabemos que no fuimos diseñados para vivir por la Ley, pues  trae la muerte, ya que al romperse  en uno solo de sus puntos se rompe en su totalidad, (Sant. 2:10) dándole fuerza al pecado y por consiguiente trayendo la muerte (1 Cor. 15:56).  Esto pone la ley en un estándar inalcanzable. Mas el humano fue diseñado para vivir del Espíritu de Dios,  a través de la fe,  por el cual recibimos el corazón de Dios mismo, latiendo en el corazón de sus Hijos y haciendo que la Vida en su Sangre corra por nuestras venas,    por consiguiente su amor hacia otros, sus deseos y el poder hacer el bien nos son suministrados por su Espíritu.  En este amor se encuentra el cumplimiento de toda la Ley.

El apóstol Pablo fue uno de los primeros que recibió tal abundancia de Gracia, que lo hizo convertirse de opositor de la iglesia de Cristo, a opositor de la ley bajo la que El mismo fue educado, la cual el mismo llamó el “ministerio de muerte en la letra grabado en piedras” en 2 Cor. 3:7.  Yo solía creer que Pablo se refería  a la ley de las fiestas, de los sacrificios, de los simbolismos.  Sin embargo no existe otra ley grabada en piedras fuera de la que Dios con su propia mano  grabó y le dió a Moisés  en el Monte Sinaí

Puesto que Pablo sabía el efecto letal de la ley en su carne, el exhortó al pueblo Gálata a dejar de vivir en sus propios esfuerzos, y a edificar su vida puramente en la Gracia de Dios. 

Díganme ustedes, los que quieren vivir bajo la ley, ¿saben lo que en realidad dice la ley?  Las Escrituras dicen que Abraham tuvo dos hijos, uno de la mujer esclava y el otro de su esposa, quien había nacido libre. El nacimiento del hijo de la esclava fue el resultado de un intento humano por lograr que se cumpliera la promesa de Dios; pero el nacimiento del hijo de la libre fue la manera en que Dios cumplió su promesa.

Esas dos mujeres son una ilustración de los dos pactos de Dios. La primera mujer, Agar, representa el monte Sinaí, donde el pueblo recibió la ley que los hizo esclavos. Y ahora Jerusalén es igual que el monte Sinaí, en Arabia, porque la ciudad y sus hijos viven bajo la esclavitud de la ley; pero la otra mujer, Sarah, representa la Jerusalén celestial. Ella es la mujer libre y es nuestra madre.  Gálatas 4:21-26

Pablo usó la analogía de Sarah y Agar para dejar su caso bien establecido:

Y ustedes, amados hermanos, son hijos de la promesa igual que Isaac;  pero ahora son perseguidos por los que quieren que cumplan la ley, tal como Ismael —el hijo que nació del esfuerzo humano— persiguió a Isaac, el hijo que nació por el poder del Espíritu. ” Gal 4:27-29 NTV  

Nótese lo que la versión Reina Valera Contemporanea RVC lo expresa:  “

Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también sucede ahora.” Gálatas 4:27
 

Esto nos dice que aquellos que viven bajo la ley,  aquellos que prefieran sus propios esfuerzos,  sin importar su religión o denominación, perseguirán a aquellos que quieran vivir del Espíritu, bajo la Gracia de Dios, hasta el día de hoy.  

Más el Espíritu Santo, para terminar con todo debate, habló por la boca de Pablo  acerca de lo que le habló a Abraham por boca de Sarah.

  “ Pero ¿qué dice la Escritura? «Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la esclava no heredará con el hijo de la libre.»  De modo, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.” Gal 4:30-31
La ley y la gracia NO PUEDEN COEXISTIR bajo el mismo techo.  El Hijo de Dios no necesita ser siervo y mucho menos esclavo, a menos que por amor quiera serlo, mas no por obligación o temor
Pon tu confianza en Cristo y no en tus esfuerzos o  buenas obras,  en tu caridad, o en tus regalos. Todos estos vendrán como resultado de esa confianza, más no son estos los que te salvan, ni te hacen acepto o valioso,  fue Jesucristo.
Shalom

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..