Las obras de la Fe – Lot el Justo

Fotografia de Christimages.com

Porque donde esté el tesoro de ustedes, allí también estará su corazón. Lucas 12:34

Continuemos aprendiendo cuales son las obras de la fe. Vimos la semana pasada cómo las acciones de Abraham hablaban de su fe en el Dios  en el que él confiaba.   Sus obras no le dieron el título de “Amigo de Dios”, ni de “Padre de la Fe”,  mas sus obras reflejaban su buena opinión de Dios, lo que El creía y esperaba de Él.  Hoy aprenderemos la opinión que Lot tenía de Dios.

Mientras que el Señor, Jesucristo en forma pre-encarnada,  le revelaba sus planes a Abraham y lo escuchaba interceder por Sodoma,  los Ángeles se dirigieron  a Sodoma a rescatar a Lot,  más nota que el Señor no llegó con ellos.  Él sabía que su presencia no era deseada por Lot, quien al verlos

..se levantó para recibirlos y se postró rostro en tierra, y les dijo: “Señores míos, les ruego que entren en la casa de su siervo y pasen en ella la noche y laven sus pies. Entonces se levantarán temprano y continuarán su camino.”

“No,” dijeron ellos, “sino que pasaremos la noche en la plaza.”Gen. 19:1-2

Los mismos ángeles que reposaron con Abraham ni siquiera querían poner un pie en la casa de Lot.  Después de mucha insistencia, aceptaron pasar y Lot finalmente les ofreció un banquete; aún no se acostaban cuando los hombres de Sodoma estaban determinados a  hacer salir a los invitados de Lot para “conocerlos”  de manera sexual,  pues esa era la costumbre en esa ciudad, lo que conocemos como Sodomismo,  lo cual causó  que el clamor de la gente llegara a Dios, por lo cual dejó caer tal destrucción. (Gen. 18: 20 y 19:13)

Lot trata de negociar con estos hombres, ofreciendo a cambio a sus mismas hijas vírgenes, quienes estaban comprometidas en matrimonio.  Vemos que Lot había perdido su juicio  y al tratar de alertar a los que serían sus yernos,  ellos no le creyeron,  pues creían que estaba bromeando (Gen. 19:14),  así fue como su testimonio habló ;  nunca lo habían escuchado hablar de Dios.  ¿Cómo les hablamos de Dios a los que nos conocen, si nunca nos conocen como Hijos de Dios?

Los ángeles  apresuraban a Lot,  quien aun sabiendo los planes de Dios,  titubeaba en irse; todo lo que amaba, todo lo que había acumulado lo perdería.  No sabemos más que pasó con todo su ganado después de que se fue a habitar a tierra tan fértil y exuberante, o que pasó con todos sus siervos con los que salió de la casa de su tío Abraham, al vivir en un lugar tan próspero como lo era Sodoma, donde “comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían” (Lucas 17:28); lo único que sabemos es que de no haber sido arrastrado de la mano junto con su esposa y sus hijas,  habrían sido destruidos junto con la ciudad. Sin embargo, si  él y sus hijas salieron a salvo, fue solo “Porque la compasión y la misericordia del Señor estaba sobre él” (Gen. 19:16), a pesar de que el corazón de Lot no le pertenecía.  Dios lo  hizo salir de en medio de la destrucción, pero fue porque recordó a Abraham,  no  a Lot (Gen 19:29).

Uncle AbrahamMientras tanto, Abraham observaba desde un lugar seguro en las alturas la destrucción de aquellas ciudades, confiando de que Dios había escuchado su petición.

Al final, Abraham vivió  bendecido, disfrutando a su esposa, a su hijo,  a sus nietos, con salud, riqueza y cada bendición de lo alto, siendo justo por la fe, mientras que Lot, se quedó sin nada,  sin la madre de sus hijas,  sin sus posesiones,  y al final lo vemos engendrando a sus nietos, los hijos de sus hijas,  las cuales debieron haber crecido sin ningún sentido de rectitud, o sin ningún conocimiento de Dios y las  tribus que formarían, los moabitas y los amonitas, serían “una espina en la carne”  de los descendientes de Abraham y Sarah  (Gen 19:38).

La Biblia no nos deja duda de que Lot fuera “justo”

Y libró al justo Lot, acosado por la nefanda conducta de los malvados;  (Porque este justo, con ver y oír, morando entre ellos, afligía cada día su alma justa con los hechos de aquellos injustos;)  2 Pedro 2:7-8 RVA.

Desafortunadamente su corazón no anhelaba la presencia de Dios como su tío Abraham y

Lot-And-His-Daughters-_Durer. ( www.christimages.com)por lo mismo no tenía la misma  revelación de la bondad y la grandeza de Dios que Abraham tenía, de lo contrario su corazón no habría codiciado  el poder y las riquezas de una ciudad que le causaría tal aflicción a su alma,  a pesar de que él veía cómo Dios prosperaba y enriquecía tanto a Abraham. Mas su revelación de Jesucristo nunca fue personal, por lo mismo él no pudo creer en que Dios le proveería estas cosas y aún mayores; Aunque la fe de su tío pudo salvarlo de la muerte,  no pudo salvarlo del sufrimiento ni de su continua pérdida, de su moralidad, su vida familiar, sus bienes, y su felicidad.

Estas fueron las obras de la fe de ambos,   las cuales hablaban de su opinión de Dios,  y de donde estaba el corazón de ambos.  Sus obras dieron el testimonio de lo que ambos creían.  Ambos fueron considerados Santos por Dios, justos,  sin sus obras, sin su propia justicia, sin sus propios sacrificios o martirios.  Ambos entraron al cielo,  Lot definitivamente lo hizo más rápido que Abraham y con el corazón roto,   y no volvemos a oír su nombre, mas su descendencia se perdió para siempre, excepto por Ruth, la Moabita, de quien hablaremos más adelante.   En cuanto Abraham, permanece hasta el día de hoy como Nuestro Padre Abraham.

Y tu mi hermana(a), ¿qué clase  de justo quieres ser?  No seríamos los unicos justos por fe que decidiéramos vivir la vida como Lot.   Existen muchos que reciben la salvación de su espíritu pero nunca se interesan por conocer a su salvador, por lo cual muchos viven de aprieto en aprieto  y muchos aún mueren de un corazón roto.    Sigue viniendo a Él, a la fuente de su Gracia, sigue contemplándole  y tus obras darán testimonio de tu fe y de donde está tu tesoro, sin poder evitarlo.

Shalom

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..