¿Estás Reinando en tu Vida?

This entry is part 2 of 5 in the series ¿Qué es la Gracia?

Playa del Mar Muerto

Porque si por la transgresión de uno, por éste reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por medio de uno, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Romanos 5:17

En nuestra sección anterior hablamos acerca de la Gracia y cuan esencial es conocerla para poder vivir la vida en un mundo caído. En este versículo descubrimos la promesa de que aún reinaremos en la vida si recibimos la abundancia de Gracia y el Don de Justicia, no al morir, no en el cielo, ¡en esta vida! Quiere decir que si no estamos reinando en la vida, quizá no hayamos recibido estos regalos de Dios, ya sea porque no lo sabíamos, o por  falta de entendimiento de lo que éstos significan, o por que no lo creemos.

Aunque la Gracia de Dios estaba presente desde antes de que Dios creara al hombre, sólo se manifestó en toda su gloria y esplendor en la persona de Jesucristo.

La gracia se menciona por primera vez cuando Dios decidió salvar a Noé del diluvio que vendría. El nombre Noé significa “descanso” .

y llamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo. Génesis 5:29

Vemos como Noé trabajó arduamente en la construcción del arca, sin embargo, solamente él y su familia pudieron descansar en ella mientras el mundo perecía. En ese momento vemos que Noé hayó Gracia delante de Dios – halló favor. (Génesis 6:8) Esta arca es un prototipo de Jesucristo y del descanso que hayamos en su Gracia.

También leemos cómo cuando Noé quizo saber si las aguas habían residido, envió a una paloma, la cual regresó repetidamente porque no halló descanso en toda la tierra.  Sin embargo, cuando esta paloma no regresó, Noé supo que la tierra estaba lista para volver a ser habitada.  Con el arca en la cima del Monte Ararat, nombre que significa  la maldición es revocada”, Noé y su familia ofrecieron sacrificios a Dios, mientras miraban el arco iris, el cual Dios usó como  símbolo de que nunca más volvería a airarse con el hombre.

Como contraste, sabemos que cuando Jesús se bautizó en el Río Jordán, el Espíritu de Dios en forma “como de paloma” hayó descanso en su hombro. En la Biblia no hay coincidencias, este mismo Espíritu nos sería enviado para traernos en  su descanso, el cual por Gracia nos es dado, apoyado en el trabajo consumado de Jesús.  Este trabajo revocó en nuestra vida toda maldición y si pudiéramos verlo hoy lo veríamos como el Apóstol Juan  lo vió por última vez en lo alto, con un arco iris en su cabeza. (Apocalipsis 10:1)

Desde el principio vemos que el descanso es el diseño de Dios para el hombre. Cuando Dios creó a Adán lo colocó en un Huerto donde ya todo estaba terminado, pues

“Dios, el Señor, hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y de frutos apetitosos”. Génesis 2:9

de manera que cuando colocó ahí a Adán fue solamente

“para que lo cultivara y lo guardara”. Génesis 2:15.

Sin embargo Adán rechazó esta Gracia dada a él y a su mujer, y ambos escogieron el trabajo arduo en el que se encontraron cuando Dios los sacó del huerto.

No obstante el rechazo del hombre hacia Dios,  Dios nunca desechó a sus criaturas. Ya vimos como esta Gracia impactó la vida de Abrahám, un hombre imperfecto como nosotros, cambiando no sólo su nombre y el de su mujer, sino su destino. (¿Quién es Jesús? – La Gracia de Dios ).

Si eres familiar con la historia de Moisés y el pueblo que sacó de Egipto, mientras los judíos aun estaban en el desierto, Dios les habló acerca de la tierra que iba a darles, la cual sería también una tierra de trabajo terminado:

Encontrarás las casas muy bien abastecidas con bienes que tú no produjiste. Sacarás agua de cisternas que no cavaste y comerás de viñedos y olivares que no plantaste. Cuando hayas comido en esa tierra hasta saciarte.  Deut 6:11

Moisés entendía la importancia de la Gracia de Dios y sabía que sin ella no podría llevar a cabo tan ardua labor de llevar de la mano al pueblo de Israel, un pueblo considerado de cabeza dura. Esto lo sabemos cuando después de haber roto las primeras tablas con los Diez Mandamientos, Moisés le dice a Dios:

Pues bien, si he hallado gracia a tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca y halle gracia a tus ojos; y mira que esta gente es tu pueblo.
Jehová le dijo:
—Mi presencia te acompañará y te daré descanso.
Moisés respondió:
—Si tu presencia no ha de acompañarnos, no nos saques de aquí. Pues ¿en qué se conocerá aquí que he hallado gracia a tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andas con nosotros, y que yo y tu pueblo hemos sido apartados de entre todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra?
—También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia a mis ojos y te he conocido por tu nombre —respondió Jehová a Moisés. Éxodo 33:13-17

Una vez mas vemos que en su Gracia existe descanso, porque es sólo por esa Gracia que podemos gozar de su presencia, pues todo lo que El es  ha sido depositado en nosotros para nuestro deleite.

 ¿y tu ya estás reinando en la vida?

Shalom.

Series Navigation<< ¿Y Que Es La Gracia?¿Y Tú, Ya Entraste En Su Descanso? >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..