En Brazos de Jesús

This entry is part 9 of 10 in the series Jesus en el Tabernáculo - Tu Identidad en Cristo
911 - tu pronto auxilio
Ala Moana Park – Oahu, HI

El día de ayer vimos Bajar a Jesús del Cielo y recorrer cada mueble del tabernáculo para rescatar a sus ovejas perdidas.  Hoy lo veremos regresar llevándonos en sus brazos.

Antes de ser arrestado, vemos en Juan 13 que Jesús comienza a regresar  hacia el lugar Santísimo, dándole vida al  Lavatorio una vez más, donde lava los pies a sus discípulos.  En ese momento vemos una interacción entre Jesús y Pedro,  cuando Jesús trató de lavarle los pies.  Juan 13:8-10

Pedro le dijo: «¡Jamás me lavarás los pies!»

Y Jesús le respondió: «Si no te los lavo, no tendrás parte conmigo.»

Simón Pedro le dijo: «Entonces, Señor, lávame no solamente los pies, sino también las manos y la cabeza.»

 Jesús le dijo: «El que está lavado, no necesita más que lavarse los pies, pues está todo limpio. Y ustedes están limpios, aunque no todos.»

Nótese que Jesús no había muerto aún, mas  en ésta su última reunión con sus discípulos El instituiría la manera en que su iglesia debía ser edificada,  fincada en  la rectitud de Cristo que nos fue dada mediante su Sangre – nuestra Pureza;  de la cual hacemos consciencia unos a otros a través de este continuo “lavado de pies”,   que Él nos invitó a hacer (Juan 13:14);    (ver El Lavatorio  de Bronce – Nuestra Santidad);  fortalecida con la Cena del Señor, como perpetua declaración de victoria,  la cual Jesús tomó por última vez  en la verdadera Mesa de la Propiciación con sus 12 verdaderos panes – sus discípulos, uno de ellos en su regazo, cuyo nombre no se menciona, pues nos representa a ti y a mí.

El Beso de Judas
Imagen mostrada dentro de la capilla de Santa Ana en Betsaida, Jerusalem

Vemos a Jesús mojando su pan en aceite, para dárselo a aquel que lo iba a traicionar – a Judas. Este acto que aún existe entre judíos y entre gente del lejano  oriente, es similar al ritual occidental que los novios realizan en su boda cuando parten el pastel y lo comparten el uno en la boca del otro frente a todos los invitados, como una señal publica de amor, fidelidad y respeto profundo.

Jesús uso ese ritual no para desenmascarar a Judas, como ha sido enseñado, sino para demostrarle públicamente su amor inagotable e incondicional hacia él – quien representa a todos los que le rechazan, aun sabiendo que su amor no era mutuo.  Al igual que a todos los demás, Jesús lo amó hasta el final, más Judas nunca recibió o acepto ese amor y no se dejó lavar por esta agua de vida, por ello Jesús dijo que no todos estaban limpios (13:10)

Jesús  es Amor,  Él es la Luz,  Él dijo, “el que me ha visto a mí ha visto al Padre” (Juan 14:9).  Jesús es Dios en carne humana. Por eso si quieres conocer  el amor de  Dios  mira a Jesús en los evangelios. Él es la voluntad de Dios en acción, su voluntad fue siempre sanar, prosperar, bendecir, alumbrar, enriquecer, restaurar, aun levantar de entre los muertos, hasta el día de hoy.  El siempre usó su Luz para 411399_3886986184835_293956912_odisipar las tinieblas, y el quiere ser la Luz que disipe toda tiniebla en tu vida.  El es el Candelabro de las 7 lámparas  – y  vemos como esta Menorá  se volvería real en la vida del Hijo de Dios – pues ésta es la promesa que Jesús dió a sus discípulos en Juan 14:15-25, la promesa del Espíritu Santo.

Por último, en Juan 17, lo vemos culminando como el Altar de Incienso con la oración del Sumo Sacerdote – Jesús, subiendo al Padre con toda su hermosura y su fragancia, intercediendo por nosotros, por ti y por mí.   Al leerla nos damos cuenta que no fue nuestro amor por El lo que nos hizo aceptos, sino su amor por nosotros.

Padre santo, a los que me has dado, cuídalos en tu nombre, para que sean uno, como nosotros.

Esto ya se cumplió,  hemos sido hechos uno con Dios.  En este constante recordatorio encontrarás todo lo que te falte, este será tu lavado de pies.  de lo contrario, vivirás como Judas.

Para poder salir de su habitación Jesús no encontró ningún problema, más para regresar y traer a hombres al Lugar Santísimo había un problema, porque desde que Dios expulsó a Adán y Eva del Jardín del Edén, Dios puso una espada encendida que se revolvía por todos lados para guardar el camino del árbol de la vida. (Génesis 3:24)

fiery sword Más ¿cómo podría llevarnos a la presencia de Dios en su Lugar Santísimo con nuestra consciencia de pecado que gritaba “juicio”?  ¡Jesús es el Árbol de la Vida! Él mismo apagó esa espada de juicio en nuestra consciencia para traernos de nuevo al Padre  dejando que nuestro propio juicio cayera sobre Él.  Algunos creimos que era la Justicia de Dios que se levantó sobre de Él, pero no fue así,  fue la del hombre,  el juicio que la Ley demandaba y Jesús la absorbió  en su propia persona, la cual desgarró su carne en la Cruz, para que no vivamos mas del juicio de la Ley, y así poder llevarnos en su regazo, desgarrando el Velo en cuanto el murió.

La oveja perdida
Jesús regresó al cielo con nosotros

Gracias a este acto de amor, Jesús pudo entrar con nosotros en su regazo al Lugar Santísimo, donde nos encontramos sentados con El  (Efesios 2:6)

Como lo vimos antes, Dios desgarro El Velo, para que tú y yo podamos caminar en absoluta libertad, sin sentirnos  inferiores, porque ahora tenemos el derecho comprado con precio de sangre para entrar a su presencia, para  ser sanados, restaurados, prosperados, libertados, bendecidos.  Estamos sentados con El  justamente, legalmente, no solo por su misericordia con la que Dios nos acepta, sino por su Justicia que es Su Gracia, la Gracia de darse como “El Hijo del Hombre”,   para poder unirnos a si mismo. Este era el plan de Dios.

Jesús clamó en la cruz – ¡Consumado Es! – se produjo un terremoto, el velo se rasgó (un velo de 10 cm. de grueso)  y Dios dijo bienvenido a casa, nunca jamás tendrás que vivir bajo el juicio de la Ley. Nunca nadie más morirá al entrar en su presencia, como sucedía durante el Viejo Testamento, porque este es “el camino nuevo y vivo,” El Camino al Árbol de la Vida ha sido abierto.  Jesús es el Camino.

La palabra “confianza” en el griego se traduce como “libre de hablar” Jesús vino a darnos este acceso de “hablar libremente” con El y nunca tener que vivir en las llanuras de la vida cristiana como si viviéramos en el desierto del Viejo Testamento, basados en nuestras obras, o en nuestro conocimiento o entendimiento limitado de Jesús, sino en su obra perfecta.

Ahora habitamos en el Arca con Él,  en el Lugar Santísimo, en el “Lugar Secreto del Altísimo, Bajo la Sombra del Omnipotente”. (Salmo 91). Su sangre removió nuestros pecados presentes pasados y futuros al remover el sistema de la Ley.   La espada ahora está en nuestra lengua, no para atravesar a las personas y matarlas,  sino para darles vida al vivir de la Gloria de Dios – su buena opinión acerca de nosotros. Él nos tiene hoy “abrazados” y podemos habitar cara a cara frente a Él de día y de noche.

En el estamos seguros, no porque queramos creer que lo estamos, sino porque hemos sido puestos en Él por un trabajo consumado por Él que fue infalible. Solo podemos vivir seguros de esto una vez que lo sepamos y lo creamos.

Como pudiste observar, el Tabernaculo de Moises no sólo es una figura de Jesus y de su obra redentora, sino que es una demostración del deseo de Dios, que siempre  ha sido el habitar en el centro de nuestra vida y caminar  con nosotros.  El conocer su amor aquí ilustrado producirá alabanza pura de corazones sinceros, y gloria y honor a su nombre, al UNICO que nos amó y dio su vida por nosotros, por ti y por mí.

Solo en Cristo estaremos seguros para siempre porque

“en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” Hechos 4:12

Shalom

 

 

Series Navigation<< Jesús Bajó del CieloEl Velo – “Y Este Es Su Carne” >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..