El Poder de Su Sangre – ¡Tu Vida Eterna!

This entry is part 13 of 13 in the series El Poder de La Cruz
Jesús murió en tu lugar.
Al que no cometió ningún pecado, por nosotros Dios lo hizo pecado, para que en él nosotros fuéramos hechos justicia de Dios. 2 Cor 5:21

Espero haber logrado mostrarte como Jesús  “Ha anulado el acta de los decretos que había contra nosotros y que nos era adversa; la quitó de en medio y la clavó en la cruz.”  Col. 2:14-23.

1 Samuel 17:1-12 nos narra cómo David mató a Goliat de Gad.  Gad significa “Prensa de Uvas”.  Esta prensa simboliza la ira con la que  el Dios todopoderoso juzgaría el pecado.   Así quedó el hombre en la cruz del centro, en el Calvario, como pasado por una prensa de uvas.

Desde las 9 de la mañana – “la hora tercera”, cuando Jesús fue crucificado  (Marcos  15:25), hora de la ofrenda de la mañana, hasta las 3 de la tarde, “la hora novena”-  cuando Jesús expiró, a la hora de la ofrenda de la tarde, el fuego de la ira ardiente de Dios se dejó caer sobre Jesús para castigar toda nuestra impiedad, iniquidad, maldad, desobediencia y rebeldía.  Durante esas horas, toda la furia y justa indignación  de Dios contra el pecado fue agotada, legalmente y con justicia en el cuerpo de su Hijo, quien absorbió  todo nuestro castigo y pagó toda nuestra deuda.  Su juicio fue tan severo, que durante 3 horas la tierra entera se cubrió de  tinieblas (Mateo 27:45).

Ardiendo en el Altar de Bronce, nuestro cordero dijo: “Tengo sed” (Juan 19:28).  Los despiadados soldados le dieron a beber vinagre,  con lo cual se cumplió otra  profecía:

En esos días no volverá a decirse “Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera”.  Jeremías 31:29,

Jesús nos estaba redimiendo de toda maldición generacional por causa de los pecados de nuestros antepasados, con lo cual su trabajo quedaba completado.   En ese momento, al

¡Consumado Es!
Al sonido del Shofar ¡Jesús gritó su Victoria!

sonido del “Shofar”,  el cuerno del carnero que anunciaba  la ofrenda de la tarde, la palabra de victoria de nuestro redentor se dejó escuchar –  ¡KULAAAAAH!!!!!  –  ¡Consumado Es!    Y reclinando su cabeza expiró.  ¡La guerra contra  el pecado, la maldición y la muerte fue ganada!  ¡Satanás ha sido vencido!

Un soldado, para cerciorarse que había muerto, perforó so costado, (Juan 19:34)  del cual brotó sangre y agua, rociando su sangre por séptima vez.  Nuestra roca de salvación fue golpeada y agua de vida brotó de la misma, dando origen a la esposa de nuestro Ultimo Adán, a la iglesia, una nueva creación recubierta con el  oro de su rectitud y fincada sobre la plata de su obra consumada.

En ese momento, la última y más grande maldición que estaba sobre nosotros quedó sin efecto: la de la muerte.    La muerte es el arma más poderosa del diablo.  De la misma manera en que el pastor David usó la espada de Goliat para cortarle la cabeza, Jesús, nuestro Buen Pastor, simiente de David, usó la misma arma del diablo para aplastar su cabeza y degollarlo.

Así como los hijos eran de carne y hueso, también él era de carne y hueso, para que por medio de la muerte destruyera al que tenía el dominio sobre la muerte, es decir, al diablo.  Hebreos 2:14

 “Entonces el velo del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se partieron, los sepulcros se abrieron y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron;   Mateo 27:51-52

Gólgota
El Lugar de la Calavera

La Biblia nos habla que David llevó la cabeza de Goliat a Jerusalén.   La tradición judía habla que la enterró en un lugar llamado Gal-Goliat. “lugar de Goliat”   Que con el tiempo se convirtió en Gólgota, “lugar de la calavera” justo el lugar en donde alguien mayor que David cortó la cabeza del mayor Goliat, y debajo del cual existe un jardín con una tumba vacía.

Al igual que David le dijo a Israel cuando mató a Goliat: “Hoy he removido tu reproche de Egipto”  Jesús te dice: Yo he removido tu reproche, tu vergüenza, tu maldición. Ya nada que hagas puede ser añadido,  nada que hagas puede apartarte de sus brazos.

Jesús murió, y resucitó, y en su resurrección trajo a todos aquellos que habían muerto esperando su redención.    La muerte para el redimido  sólo será el pasar de esta vida a la vida eterna.  Cuando la Biblia se refiere a esta muerte, lo describe como el que  “duerme”.  no refiriéndose a la muerte eterna en vergüenza y confusión perpetua.  (Daniel 12:2)

Por último, Jesús murió prematuramente,  esto significa que la muerte prematura también es una maldición de la cual El nos redimió y que no tiene derecho a tocar nuestros hogares.

El lugar en el cual David mató a Goliat de Gad se llama Efes-damim,  que significa “frontera de las sangres”.   Ninguno de los filisteos, ni aún  Goliat pudieron cruzar esa frontera.   Fe  en su  sangre será la frontera que ningún principado ni potestad podrá cruzar contra ti.

Te has dado cuenta que el tema de la Sangre de Jesús es algo inagotable, que no podemos tratar a la ligera.  El tomar la sangre de Jesús en poco, insulta su Espíritu de Gracia. (Hebreos 10:29) Como lo dije antes, con todo y lo maravilloso de su nacimiento, sus enseñanzas y milagros durante su caminar con nosotros, no fueron éstos  los que nos salvaron.  Fue hasta el momento en que derramó su sangre cuando fuimos lavados, perdonados, bendecidos, libertados, redimidos.

Quise tomarme mi tiempo en esta sección porque quiero que te des cuenta de donde viene tu herencia. Cuando yo recibí la salvación creía que a Dios  solo le importaba salvarme del infierno, y puesto que nadie se quiere ir al infierno, yo recibí su invitación, sin saber que su salvación es solo el principio de muchos regalos de amor.   Aunque es verdad que Jesús te redimió y te perdonó todos tus pecados,  él te quiere a ti,  todo lo que hizo fue para poder tener compañerismo contigo.  Te quitó la maldición para que puedas vivir una vida de Shalom al precio de su sangre.

Shalom.

Series Navigation<< El Poder de Su Sangre – ¡Tu Salud y Libertad!¡Emprende el Vuelo! >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..