El Poder De Su Sangre – ¡Nuestra Herencia!

This entry is part 6 of 13 in the series El Poder de La Cruz
Foto tomada durante el Servicio en los Escalones del Sur en Jerusalén
Foto tomada durante el Servicio en los Escalones del Sur en Jerusalén

Vimos ayer que La Cruz representaba la maldición.  De hecho, la muerte de Cruz era algo muy vergonzoso, que solo se usaba para los peores criminales.   Por lo mismo Cristo se dejó ser colgado en el madero para llevar nuestra vergüenza y nuestro reproche que la Ley trajo a nuestra vida y dejarla clavada en la Cruz, junto con la vida de Adán.

 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, y por nosotros se hizo maldición (porque está escrito: «Maldito todo el que es colgado en un madero»  Gal 3:13

El propósito de redimirnos de la maldición está en el siguiente versículo:

 Para que en Cristo Jesús la bendición de Abrahán alcanzara a los no judíos, a fin de que por la fe recibiéramos la promesa del Espíritu. Gal. 3:14

Abraham  fue el hombre más bendecido y más rico sobre la tierra como se conocía en aquel entonces.  Vivió una vida larga, tuvo una esposa muy hermosa y concibió a una edad muy avanzada y su riqueza no ha sido igualada. Abraham no era perfecto en lo absoluto.   Más fue el único que recibió el título de Amigo de Dios, solo porque le creyó a Dios.  Ya hablaremos más de Abraham, más Abraham no fue el único amigo de Dios. Cristo nos ha llamado a ti y  a mi “amigos” y nos intercambió nuestra maldición por su bendición.  En esta sección conocerás  no sólo la bendición que te pertenece por herencia,  así como la maldición de la cual Él te redimió.

Aunque el hablar de maldición no es agradable,  sin conocer la maldición de la que Jesús te  ha librado, te será difícil comprender cuanto logró por ti con su Sacrificio.  Para tener una idea, te invito a que abras tu Biblia en Deuteronomio 28,  y que cuentes las bendiciones que Dios quería que su Pueblo tuviera y que están descritas en los primeros 14 versículos. Si te detienes a pensar en ellas, te darás cuenta que estas bendiciones describen un bienestar total y absoluto y  tienen todo que ver con tu prosperidad, y tu habilidad para ser próspero, comenzando con tu salud, tu capacidad para producir y proveer abundantemente para tu familia,  en tu protección y seguridad. (Deut 28:1-12).   Estas bendiciones detallan la vida abundante:   fecundidad,  gozo, paz, y exaltación, una vida feliz y llena de satisfacción, aquí y en la eternidad. Al leerlas cuidadosamente derribarás la mentira de que la prosperidad es una falsa doctrina, o de que Dios te quiere pobre y enfermo. 

Por el contrario, Dios utilizo 54 versículos (Deut 28:13-68) para enlistar las maldiciones a las que estarían expuestos aquellos que no obedecieran la ley de Moisés,  o que dejaban de ofrecer el sacrificio, como sucedía cuando adoraban ídolos u otros dioses.(El Poder de Su Sangre – ¡Nuestra Protección!)

Al igual que las bendiciones, estas maldiciones afectaban todas las áreas de su vida,  principalmente su habilidad de producir, su salud, la paz de su tierra, la seguridad de su familia.  Estas maldiciones traerían adversidad y fracaso, pobreza extrema, toda clase de enfermedad y dolencia,  tristeza, incertidumbre,  desesperación, inseguridad,  pérdida, destrucción,  humillación, desolación, horror, tragedia y muerte, y muchas otras.

Museo del Holocausto, Jerusalén, Israel
Museo del Holocausto, Jerusalén, Israel

Al leerlas algunos de nosotros nos damos cuenta  que eran parte de nuestra vida.   También podríamos pensar que estas describen el holocausto en manos de Hitler, y quizá aún la Gran Tribulación que está profetizada para los últimos tiempos,  de la cual no hablaremos por el momento.  Lo importante es que sepamos que de todas estas maldiciones nos ha redimido Jesús.

Quiero aclarar que si Dios le advirtió a su pueblo que todo ésto les vendría, no era porque Él estaba planeando enviárselos como castigo,  sino que siendo un Dios omnisciente, quien conoce el fin desde el principio, Él sabía todo lo que Satanás atentaría contra aquellos que rechazaran la Vida Abundante otorgada a través del sacrificio de su Hijo Jesucristo.  Por lo mismo Jesús lloró en el monte de los Olivos:

¡Oh, Jerusalén, Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas y apedrea a los mensajeros de Dios! Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina protege a sus pollitos debajo de sus alas, pero no me dejaste.”  Mateo 23:37

 Hoy en día, al menos en los Estados Unidos,  si alguien sufre  un accidente de tránsito causado por la falta de un aviso preventivo en el camino,  las victimas no se detienen en demandar compensación por el daño sufrido.  Irónicamente, muchos se rehúsan ser prevenidos en el camino a la vida eterna, creyendo que la religión los llevará a ella, o que por si mismos podrán proveérsela, cuando la religión es exactamente ese hoyo en el que Adán se cayó,  una vida bendecida por su esfuerzo e inteligencia diabólica. (Religión Vs. Redención).

Dios quiere protegernos  y nos dio su camino de Vida,  Jesucristo, con todos los avisos contenidos en su palabra.   Él no quiere la muerte el pecador, sino que todos cambien de dirección y vivan (Ez.33:11)   Él quiere protegerte a ti, como la gallina protege a sus pollitos debajo de sus alas, y si tú se lo permites, ahí podrás habitar confiado, sin temor alguno.

En los siguientes días te explicaré como  una por una, todas esas maldiciones quedaron sin efecto al ser separados del sistema de pecado contenido en la Ley,  y al ser puestos en Cristo. De esta manera, si alguna circunstancia aún sigue contendiendo por tu paz y tu bienestar,  tú vas a conocer que no viene de Dios, y que Dios será el que te cause salir de ella por el poder de su Espíritu, al descansar en su abundancia de Gracia y dejarle vivir su vida en ti.

Shalom

Series Navigation<< El Poder de su Sangre – ¡Nuestra Bendición!El Poder de su Sangre – ¡Nuestra Prosperidad! >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..