El Poder de su Sangre – ¡Nuestra Buena Voluntad!

Prensa de Oliva
This entry is part 8 of 13 in the series El Poder de La Cruz
Prensa de Oliva
Jardín del Getsemaní, en Jerusalén.

…quien, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo y tomó forma de siervo, y se hizo semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.  Filipenses 2:6-8

Ayer te mostré como  Cristo quiere que tú seas próspero y que vivas en abundancia con todas las bendiciones de Abraham.

Abram oro por el Rey
Abram miente acerca de su esposa.

Pero espera un momento – Abraham no recibió ninguna maldición,  a pesar de que no siempre hizo lo correcto.  Mintió acerca de su esposa, haciéndola pasar por su hermana, (aunque era su media hermana). Esto provocó que dos reyes la tomaran para su harén, entre la edad de 60 y 90, cuando aún era hermosísima.

A pesar de ésto, Dios le dijo a uno de los reyes que la tomo:

Ahora devuélvele a ese hombre su mujer, porque él es profeta y orará por ti”.  Gen. 20:7.

A mí me parece que Abraham necesitaba orar por un poquito sí mismo.  También tuvo un hijo con la esclava de su mujer,  metiéndonos en problemas a todos.   Sin embargo,

… «Abraham le creyó a Dios, y Dios lo consideró justo debido a su fe». Incluso lo llamaron «amigo de Dios» Santiago  2:23

Esto fue mucho antes de que estuviera dispuesto a  sacrificar a Isaac, y 400 años antes de Deuteronomio 28, cuando por causa de la Ley quedaron malditos.

Mas esta es la buena noticia:   Abraham no fue el único Amigo de Dios.  Cristo también nos ha  llamado “Amigos”  a todos los que creamos en El y lo demostró dando su vida por nosotros.

No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos.  Juan 15:13

Fue por este amor, que al igual que se hacía sobre El Arca del Testimonio, Jesús salpico con su sangre 7 veces para nuestra total redención.

La primera vez  fue antes de ir a la Cruz,  en el Jardín del Getsemaní, donde dijo, “No mi voluntad sino tu voluntad”.

La Biblia nos dice que:

“.. estando en agonía, oraba con mucho fervor; y Su sudor se volvió como gruesas gotas de sangre, que caían sobre la tierra.” (Lucas 22:44).

¿Recuerdas que fue en un jardín, en el Edén, donde el hombre le entregó su voluntad al diablo? Fue en otro jardín donde Jesús redimió nuestra voluntad, la  cual había sido esclava de nuestra carne y del diablo.   Recuerda que todo lo que Jesús hizo fue en nuestro lugar.  La

"No mi voluntad, sino la Tuya"
Jesús ora en el Huerto de Getsemani

agonía que esas gotas de sangre expresaban era  la agonía en la que la humanidad vivía de tener que vivir de su propio esfuerzo por no poder escoger la voluntad de Dios.

Recuerda que al decir “No mi voluntad Padre, sino la tuya”  no significaba que no quería morir por nosotros, pues esa fue la única razón por la que nació (¿Por qué la Redención?);  mas era el punto crucial en el que la gente escoge su destino,  cuando queremos hacer el bien o dejar de hacer el mal pero no podemos, cuando escogemos entre su camino o el nuestro.   La agonía que Jesús sufrió en el  Huerto de Getsemaní redimió tu agonía de tus años de vanos esfuerzos  lejos de Dios,  tus años de estrés y de preocupación.

Getsemaní significa “prensa de oliva”  de la cual se obtiene el aceite de la misma.   De acuerdo a lo que aprendí en Israel,  el aceite de oliva en tiempos bíblicos se extraía  en 3 diferentes prensas para 3 diferentes usos,  para alumbrar,  en la primera prensa, lo que conocemos por “Aceite Extra Virgen”.  Los otros usos eran para la sanidad del cuerpo, como bálsamo o ungüento en la segunda prensa y  en la tercera, para santificación de las cosas sagradas, como los instrumentos del tabernáculo o de los mismos sacerdotes.

En este huerto “Prensa de Oliva”, Cristo exprimió la primera prensa: nos sacó de la obscuridad,  alumbrando nuestra mente que estaba en tinieblas,  lo que nos hacía caminar como ciegos a plena luz del día.   Gracias a su Sangre y a su Espiritu Santo, representado en la Biblia como El Aceite,  hoy podemos vivir en su luz.  .  Gracias a esta sangre, no tenemos que vivir en tinieblas.

Ahora podemos tomar buenas decisiones, pues nuestro pensamiento ya no está entenebrecido.  Nuestros ojos ahora ven su luz y la  luz de su palabra alumbrando nuestro camino en forma de sabiduría y guiansa de su Espíritu.   Gracias a esas gotas de sangre que brotaron de su cabeza rodando por su rostro, pasando por sus ojos, podemos ahora contemplarle, podemos ver lo que Él tiene para nosotros, podemos ver a otros que nos necesitan y podemos llevarles esta misma luz

 …Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa.  1 Pedro 2:9

 Ahora tienes el poder que antes no tenías de decir NO al diablo, o de decir SI a las cosas de Dios.  Tu voluntad ha sido redimida,  comprada por sangre.  ¡La maldición de  Deut. 28:28-29 ha quedado cancelada! ¡Amen!

El Señor te castigará con locura, ceguera y pánico.  Andarás a tientas a plena luz del día como un ciego que palpa en la oscuridad pero no encontrarás la senda…

Shalom!

Series Navigation<< El Poder de su Sangre – ¡Nuestra Prosperidad!El Poder de Su Sangre – ¡Tu Descanso! >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..