El Poder de su Sangre – ¡Autoridad sobre tu Paz!

Templo de San Pedro - Jerusalén
This entry is part 10 of 13 in the series El Poder de La Cruz
Templo de San Pedro - Jerusalén
Calabozo donde Jesús pasó la noche que fue arrestado.

Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él…..  Isaías 53:5

Esta profecía dada en Isaías aproximadamente 700 años antes de que Jesús naciera,  resume el propósito de su nacimiento y su muerte – el ser castigado por nuestra paz.  A lo largo de su paso por esta tierra, Jesús enseñó, inspiró, ayudó y sanó a muchos y aún sigue haciéndolo hoy. Más el vino a darte algo mayor.  Más que enseñarte, inspirarte, ayudarte y sanarte, Él quiere ser tu Paz.  Por lo mismo Él es llamado “Príncipe de Paz”  (Isaías 9:6)

Paz, en la biblia no solo significa “ausencia de guerra”.  La palabra hebrea es  Shalom

shalom  y tiene un significado mucho mayor:  Paz perfecta, total bienestar,  salud, prosperidad, favor, completitud, plenitud,  estar bien, feliz, apacible, sin  carencias  y obviamente ausencia de enemigos.

Cuando alguien te dice Shalom, te está deseando lo mejor.    Jesús al ser castigado de tal manera, te compró tu Shalom.

La semana anterior te mostré como la sangre de Cristo te asegura tantas cosas:  Tu Pureza, tu Santidad,  tu Protección, tu Bendición, tu Herencia, tu Prosperidad.  Todo esto encierra tu Paz,  y aún hay más.

Al contemplar la Cruz del Calvario, me doy cuenta como Jesús pagó una por una el precio de nuestra Perfecta Paz.  Vimos cómo nos dio la paz de nuestra mente,  y como nos dio la paz de nuestra tierra, al hacerla fructífera.  Ahora veamos como la Sangre derramada por sus manos y pies nos hicieron aptos para disfrutar de nuestra labor y nuestra paz.

Cuando Dios hizo al hombre, puso en manos de Adán el dominio y la autoridad sobre la tierra.   (Gen 1:26-28).  Cuando Adán creyó en la serpiente, le entregó ese dominio y autoridad.

Jesús llevó los clavos en sus manos y pies para con esa sangre redimir tal autoridad y dominio.  Con el precio de esa sangre, ahora podemos tomar con nuestras manos todo lo que nos pertenece en el nombre de Jesús y con manos limpias prosperar en todo lo que hagamos, aún mejor que el Rey Midas, por que podremos comer de esa prosperidad.  Con pies limpios podremos pararnos en nuestra tierra prometida y tomar lo que es nuestro.
piercedAl poner tus manos sobre lo que tú hagas, está consciente que fueron salpicadas con la sangre de sus manos perforadas. Coloca tus manos sobre ti mismo, sobre tu escritorio, sobre tu negocio,  sobre tu carro, sobre tus hijos, sobre tu esposo o esposa, y toma lo que te había sido robado en fe.   Todo en aquello que pongas tus manos Dios causará que prospere.

 

Tu dominio y autoridad
Jesús siendo crucificado

Al poner los pies en donde Dios te abra el camino, recuerda que su Sangre cubre ese camino para protección y poderío.  Ahora estas en posición de caminar y hollar serpientes y aplastar su cabeza por la Sangre de Jesús.

Tal y como se lo prometí a Moisés, voy a darles cada lugar donde pongan los pies. Josué 1:3

Recuerda la bendición de Judá:

 No se te quitará el cetro, Judá; Ni el símbolo de poder de entre tus pies, hasta que venga Siloh y en torno a él se congreguen los pueblos.   Gen. 49:10

Jesús vino de la tribu de Judá.  Él es ese Siloh, que significa “enviado”, “el que da descanso”, “el que trae la paz” .  Fue en la piscina de Siloh donde el ciego recuperó su vista.     Jesús,  fue Enviado para ser Luz en tu camino y hacerlo ligero, agarrado de su mano.

Cuando Moisés vio la zarza ardiente, Dios le pidió que se quitara sus sandalias porque ese lugar era santo.   Mas con la sangre preciosa de nuestro Señor Jesús, ahora podemos acercarnos a su presencia con santidad, aún con zapatos, pues Cristo sangró de manos y pies solo para poner en sus hijos un anillo en nuestra mano y sandalias en nuestros pies, como el hombre rico con su hijo pródigo, pues su hijo que estaba muerto – Tu y yo, ha resucitado.    Todo lo que es suyo te pertenece.  Camina hacia adelante con tus pies rociados con la sangre de sus pies y reclama el territorio que  el diablo te ha robado.

El diablo siempre tratará de contender por tu Shalom de alguna manera,  haciéndote creer que todo es mentira, de la misma manera que hace desde el principio,  mas todos los regalos de la cruz los recibimos por fe.

La única obra que Dios quiere que hagan es que crean en quien él ha enviado. (SILOH!) Juan 6:29

Cuando no creemos, el enemigo toma ventaja de nosotros robándonos lo que no sabemos que nos pertenece.

Tu labor es entrar en su descanso creyendo que tu dominio y autoridad han sido redimidos.  Se fuerte y valiente. Tienes el derecho comprado con sangre de tomar el dominio sobre tu hogar, sobre tu trabajo, sobre tus hijos,  sobre tu salud,  sobre tu ciudad, y sobre toda cosa que quiera destruirte, incluyendo tus mismos hábitos, adicciones y pecados .

El llevó los clavos en sus manos y en sus pies y su sangre grita cosas mejores que la sangre de Abel;  Su sangre grita:  ¡Prosperidad en la obra de tus manos, prosperidad y protección en todos tus caminares y caminatas de tu vida,  tu Shalom!

Shalom.

Series Navigation<< El Poder de Su Sangre – ¡Tu Descanso!El Poder de Su Sangre – ¡Tu Sanidad! >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..