El Mediador de Nuestra Paz

725px-The_Wrath_of_Elihu_Butts_set
El Joven Eliu. (Job 32 y 33)

Si hiciste tu tarea, leíste acerca de Eliú y su discurso a Job y a sus amigos, quienes peleaban por la razón:  “yo soy justo”,  “no lo eres”, “si lo soy”, “mientes”…. El nombre de Eliú significa “Él es Mi Dios”,  un joven con la sabiduría de Dios,  quien tipifica a Jesucristo.

Mis palabras proceden de la rectitud de mi corazón, Y con sinceridad mis labios hablan lo que saben. El Espíritu de Dios me ha hecho, Y el aliento del Todopoderoso (Shaddai) me da vida. (Job 33:3-4)

Yo, al igual que tú, pertenezco a Dios; Del barro yo también he sido formado.   Job 33:6

Aquí oímos a nuestro amado Jesús hablando, pues sabemos que aunque Jesús es 100% Dios, nació 100% hombre para poder tener jurisdicción sobre la humanidad y poder pagar el precio que ninguno podíamos pagar.

 Mi temor no te debe espantar, Ni mi mano agravarse sobre ti. (Job 33:7)

Nota cómo el temor a Dios no es miedo,  sino gran reverencia ‘temor y temblor‘ ¡adoración!   En seguida  Eliú le dice a Job:

Ciertamente has hablado a oídos míos, Y el sonido de tus palabras he oído:

‘Yo soy limpio, sin transgresión; Soy inocente y en mí no hay culpa. Dios busca pretextos contra mí; Me tiene como Su enemigo. Pone mis pies en el cepo; Vigila todas mis sendas.’

Y Eliú le dice a Job que está equivocado:

 He aquí en ésto no has hablado justamente….: Job 33:9-12

Job se consideraba “Justo en sus propios ojos”  (Job 23:10-12; 29: 11-17; 33:1) Su justicia estaba basada en su auto-justificación, y no tanto en la del Dios que justifica al impío (Rom. 4:5). No solo Job insistía que Él era justo, sino que Dios era “injusto” y que lo estaba agarrando “de puerquito”.

Mas oímos con que dulzura Eliú – “El Es Mi Dios” le habla a Job y le da a conocer las “Buenas Noticias” de la infinita Gracia de nuestro Dios para con el hombre afligido y oprimido por el diablo.

 Entonces El abre el oído de los hombres, Y sella su instrucción,

 Para apartar al hombre de sus obras, Y del orgullo guardarlo; Libra su alma de la fosa Y su vida de pasar al Seol (región de los muertos).

  Nota como la auto justificación es considerada “orgullo”, pues Dios nos dijo  que  “nuestras mejores justicias eran como trapos de inmundicia”  Isaías 64:6.  Job fue el primer libro que se escribió de toda la Biblia, aún antes que el Libro de Génesis.  Aqui vemos que el anhelo de Dios,  desde el principio fue apartarnos de nuestras obras, lo cual logró en la persona de Jesús,  y hoy permanecemos por el trabajo Consumado de Jesús en nosotros y no por nuestra propias obras.

Porque el que ha entrado en su reposo, también él ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Heb. 4:10

Eliú continúa hablando del hombre:

Si hay un ángel (representante) que sea su mediador(intercesor) Uno entre mil, Para declarar al hombre lo que es bueno para él,  Y que tenga piedad de él, y diga: ‘Líbralo de descender a la fosa, He hallado su rescate (he encontrado como rescatarlo);     Job 33:23-24 (NBL)

La versión RV Antigua lo traduce

Si tuviera cerca de él Algún elocuente anunciador muy escogido  Que le diga que Dios tuvo de él misericordia, Que lo libró de descender al sepulcro, Que halló redención.   Job 33:23-24

Su cuerpo recobra la lozanía de un niño, y vuelve a regocijarse como en su juventud. Job 33:25 (RVC)

Entonces orará a Dios, y Él lo aceptará, Para que vea con gozo Su rostro, Y restaure Su justicia al hombre. Job 33:27  (NBL)

Eliú dice que cuando nuestro mediador  rescata a un hombre, Dios tiene Gracia para El.  Lo renueva y lo restaura.  La respuesta está en el mediador que paga el rescate y salva al hombre.  Ese mediador es Dios mismo en la persona de Jesús.  Él es el que paga el rescate con su propia sangre para redimir al hombre. No existe otro intercesor,  la Biblia es clara y específica al respecto:

Estaba asombrado al ver que nadie intervenía para ayudar a los oprimidos. Así que se interpuso él mismo para salvarlos con su brazo fuerte, sostenido por su propia justicia.  Isaías 59:16

Busqué entre ellos alguien que levantara un muro y se pusiera en pie en la brecha delante de Mí a favor de la tierra, para que Yo no la destruyera, pero no lo hallé.  Ezequiel 22:30

Dios no encontró a NINGUN hombre (ni mujer)  que se pudiera parar en la brecha por nosotros,  alguien que pudiera reunir el requisito de perfección que se requería para la propiciación de nuestros pecados, por tanto,

Jesús salió, portando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo:  fire «¡Aquí está el hombre!»  Juan 19:5

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.  ¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros  Rom. 8:34,

En ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos.” Hechos 4:12

Aquí  Eliú le dice a Job que aquel que recibe a su mediador:

Declarará a sus amigos: “Pequé y torcí la verdad,  pero no valió la pena. Dios me rescató de la tumba  y ahora mi vida está llena de luz”.  Job 33:28 (NTV)

Con tal bondad nos trata Dios cuantas veces sea necesario,  para librarnos de caer en el sepulcro y alumbrarnos con la luz de la vida.  Job 33:29-30 (RVC)

Reconocer que no existe justicia propia en nosotros y que aceptemos el rescate de Jesús, quien llevo en Él lo malo que merecemos para darnos su favor inmerecido,  es el único requisito – este es el significado de Gracia. Es un intercambio divino,  nuestros pecados a cambio de su justicia, nuestra maldición a cambio de su bendición. Si  tú ya tienes a ese mediador, Jesucristo,  alégrate y no temas la aflicción,  Él está contigo, Él te librará y si no te has decidido aún estás a tiempo. Recíbelo hoy.

Shalom

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..