El Efod (Parte 1)

This entry is part 6 of 11 in the series Tu Identidad en Cristo

 

Cubriendonos de su Gloria
Cubriendonos de su Gloria

Después de saber que Dios te ha vestido con Lino Fino de pies a cabeza,  y que Sus Pensamientos No Son los tuyos,  ahora conoce la vestidura especial del Sumo Sacerdote que en ese tiempo solo era una sombra de las cosas por venir, las cuales ya vinieron y son muy superiores.  Comenzaremos por el Efod

A nuestro servicio
El Efod del Sumo Sacerdote

Solo el Sumo Sacerdote podía usar El Efod, el cual consistía en una especie de delantal que le cubría su pecho y sus piernas,  el cual usaba como soporte para las piedras de Ónice, sobre sus hombros y para el Pectoral sobre su pecho, los cuales contemplaremos en los días siguientes .

Tomarán oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido, y harán el efod bellamente trabajado, con oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido. Deberá tener dos hombreras, las cuales se unirán a sus dos extremos. El cinto que estará sobre él debe confeccionarse de la misma manera, es decir, debe estar bellamente trabajado, con oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido, y ser parte del mismo. Éxodo 28: 2-5.

De acuerdo a su descripción arriba mencionada, El Efod tenía 5 colores, un fondo blanco, azul purpura, carmesí y un hilo de oro.

Se hicieron láminas de oro, y se cortaron hilos para entretejerlos primorosamente con el azul, la púrpura, el carmesí y el lino. Éxodo 39:3

Aquí encontramos como se obtenía este hilo, golpeando el oro hasta que quedaba plano como una lámina y después cortandolo en hilos.  ¿No acaso fue esto lo que le hicieron a Jesús en su espalda?  En la escritura nada es coincidencia.   Este hilo le daba al sacerdote un brillo especial,  y hacia ver sus vestiduras firmes y sólidas, de la misma manera en que El Señor Jesús hizo tu vestidura de lino fino.

Estos  colores en el Efod  estaban por todo el tabernáculo y apuntan a nuestros 4 evangelios  (Retratos de Jesús):

  • El oro de su realeza en el Evangelio de Mateo – Jesús como nuestro Rey;
  • El azul del cielo en el Evangelio de San Juan – Jesús como nuestro Dios que bajo del cielo;
  • El carmesí de la sangre de Jesús en el Evangelio de San Marcos – Jesús como nuestro siervo sufriente, quien derramó toda su sangre para liquidar la deuda que bajo la Ley era eterna,  y para  darnos su Vida, Nueva y Abundante ;
  • El púrpura de La combinación de rojo y azul en El Evangelio de San Lucas,  Jesús el Dios Todopoderoso convertido en El Hijo del Hombre,  quien camino entre nosotros, a nuestro nivel de humanidad pero sin creer en El mismo sino solo en su Padre,  haciendolo vivir una vida excelente e irreprochable y quien convivió con nosotros en nuestra vida diaria sin hacernos sentir inmerecedores o descalificados,  con un amor que cubrió todas nuestras faltas y cuyo afecto por nosotros le permitió identificarse con nosotros en todas nuestras aflicciones y darse a si mismo como nuestra ofrenda  y asi poder darnos su plenitud y perfección.

Su banda en el pecho,  eran del mismo material y colores  del efod y representaba su servidumbre, pues a pesar de ser Rey se hizo hombre para cumplir la Ley del Siervo (Éxodo

Jesús nuestro Siervo
Jesús – Siervo para Siempre

21:2-6) y vivir con su esposa, la iglesia, ¡para siempre!  Esto lo sabemos porque así apareció ante Juan en su revelación en la Isla de Patmos.

En medio de los siete candeleros vi a alguien, semejante al Hijo del Hombre, que vestía un ropaje que le llegaba hasta los pies, y que llevaba un cinto de oro a la altura del pecho. Apocalipsis 1:12-13,

Si pudiste leer mi publicación titulada: “El Candelabro de Oro”,  ahí describí la manera maravillosa  en que Cristo cumplió dicha  Ley del Siervo.

Cristo quiere ser ese siervo que te llene de todo lo que te falte.   El sistema del mundo  nos enseña a tratar de llenarnos nosotros mismos,   muchos lo intentan sin jamás lograrlo,  muchos se llenan y después se suicidan porque nada los satisfizo, o dan señales de que no tuvieron contentamiento.  Más aun cuando lograran morir satisfechos,  llegarían a Dios vacíos y como perdedores, si no quisieron recibirlo de Él,  especialmente si recordamos que Jesús no acepta los esfuerzos de nuestra carne.

Aquellos que siguen esforzándose por superarse y alcanzar su auto actualización no han entendido o no han aceptado que en la carne no habita ningún bien.  Si el mismo Espíritu Santo lo dijo por la boca de Pablo, no podemos llamarlo mentiroso. (Romanos 7:18)    El problema de cultivar la carne es que cuando la carne se fortalece no recibe de Dios y el poner la confianza en nosotros mismos es una ilusión que dura hasta  que algo o alguien nos revienta nuestra burbuja.

Dios llenó con el Espíritu de sabiduría a los judíos que hicieron el tabernáculo – este Espíritu está disponible para nosotros en cuanto lo pidamos,

Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche.  Santiago 1:5

Si algo te falta, llénate de Jesús y Él te llenará de su Espíritu, a través del cual todo lo que te falte te será abastecido, llenado y aún derramado, porque como Él es eres tú en este mundo.  1 Juan 4:17

No perdamos más el tiempo creyendo que podremos obtener buena cosecha de tierra fangosa o infértil, o que podremos construir una vida estable y perdurable en madera vieja. Más cuando nuestra consciencia de pecado es substituida por una consciencia pura, es decir, una consciencia puesta en el oro de su rectitud, que equivale a una consciencia llena Él y de lo que ya hemos sido hechos en Él, todo lo eterno permanecerá y fructificará sin que podamos evitarlo, por lo mismo es necesario que te enfoques totalmente en ese oro – en la rectitud de Cristo EN TI,  que te alimentes tu alma de esa verdad.

El ya nos ha laado del polvo de la muerte eterna,  y de toda muerte manifiesta en esta tierra en forma de enfermedad, de amargura, de ansiedad, etc.  y  tu puedes  entrar a su presencia sintiéndote limpio y fresco, sabiendo todo lo que tu eres en El.  Mientras Él estuvo en la Cruz, aunque estaba lleno de sangre humana, la derramó toda por ti para llevar todas tus enfermedades y tus dolencias, tus aflicciones y maldiciones a su final, en si mismo,  con mansedumbre y majestad, con hombría y deidad para poder servirte.  Mas Él no quedó ahí,  Él se levantó sin ninguna de ellas y Él  solo fue el primero de muchos…¿Lo dejarás que te sirva con su Nueva Vida?

¡Shalom!

Series Navigation<< Reyes y Sacerdotes (Parte 4) – Sus Pensamientos No Son Nuestros PensamientosEl Efod (Parte 2) – Sobre sus Hombros >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..