El Arca del Testimonio – Su Gracia

This entry is part 7 of 10 in the series Jesus en el Tabernáculo - Tu Identidad en Cristo

20121016_181343

 

El se sienta entre las alas de los Querubines. Salmo 99:1

Dentro del Lugar Santísimo se encontraba El Arca del Testimonio, mejor conocida como el Arca del Pacto, la cual estaba cubierta por el  Trono de Misericordia.  Esta fue la instrucción para el mueble más importante del Tabernáculo.

Haz que el pueblo construya un arca con madera de acacia, un cofre sagrado que mida un metro con quince centímetros de largo, sesenta y nueve centímetros de ancho, y sesenta y nueve centímetros de alto. Recúbrela de oro puro por dentro y por fuera, y ponle una moldura de oro alrededor.  Funde cuatro anillos de oro y sujétalos a sus cuatro patas, dos anillos en cada lado.  Haz también varas con madera de acacia y recúbrelas de oro.  Mete las varas por los anillos que están a los costados del arca para transportarla. Estas varas para transportar el arca deberán quedar dentro de los anillos; nunca las quites.  Cuando el arca esté terminada, pon dentro de ella las tablas de piedra, las tablas grabadas con las ARKcondiciones del pactoque te entregaré.

Después haz la tapa del arca —el lugar de la expiación— de oro puro. Tendrá que medir un metro con quince centímetros de largo, por sesenta y nueve centímetros de ancho. Luego forma dos querubines de oro labrado a martillo y colócalos en los dos extremos de la tapa de la expiación.  Moldea los querubines a cada extremo de la tapa de la expiación, de modo que formen una sola pieza de oro con la tapa.  Los querubines estarán frente a frente, mirando hacia la tapa de la expiación; con las alas extendidas por encima de la tapa para protegerla.  Coloca dentro del arca las dos tablas de piedra grabadas con las condiciones del pacto que te entregaré. Luego pon la tapa de la expiación encima del arca.  Allí me encontraré contigo y te hablaré desde encima de la tapa de la expiación, entre los querubines de oro, que están suspendidos sobre el arca del pacto. Desde allí te daré mis mandatos para el pueblo de Israel. Éxodo 25: 10-22

Como podemos darnos cuenta, de aquí era de donde  la presencia de Dios emanaba desde el Lugar Santísimo en el Tabernáculo. Como lo mencioné ayer en “El Velo – Su Cuerpo”, el Arca era la imagen del trono de Dios en el Cielo.

ark's content

La Biblia nos dice que el Arca contenía las dos tablas de los Diez Mandamientos, la olla de maná y la vara de Aarón. (Hebreos 9:4). Estos artículos representaban la rebelión original del hombre, su intento a vivir de su propio esfuerzo, de su propia justicia, de lo que pudiera proveerse con su trabajo,  y sabiduría .   Mas la buena noticia es que Dios, le instruyó a su pueblo cubrir el arca con el propiciatorio, palabra que significa “trono de misericordia”, sobre el cual dos querubines de oro yacían como guardianes de la justicia de Dios y de su Santidad. Estos querubines también estaban representados en el veloEste acto es una muestra de la infinita misericordiosa de nuestro Padre, quien no mira nuestras transgresiones. Más Dios no solo mostró misericordia en ello sino que el también propició lo que la Ley producía – la muerte, por lo mismo, una vez al año en el Día de la Expiación, el sumo sacerdote entraba al Lugar Santísimo para rociar el asiento de Misericordia con la sangre de los sacrificios 7 veces, cargando nuestra muerte sobre la oveja y no sobre el hombre. Así era como Israel obtenía la propiciación por sus pecados.

Esto también era una anunciación de que el hombre no sería justificado por  estas tablas de piedra, sino por la sangre de un inocente que declaraba nuestra libertad de lo que dicha Ley producía en nosotros: pecado. Hoy  no necesitamos más la sangre de animales para ser justificados, gracias a la perfección del  trabajo consumado de Jesús, el cual  requirió  que toda su sangre fuera derramada  una vez y para siempre hace casi 2000 años (Romanos 3:24-25).

Puesto que el juicio de la Ley cayó sobre Jesús,   no debemos esperar mas juicio sobre nosotros, pues su sangre gritaba mejores cosas que  la de Abel que gritaba venganza.  La sangre de Cristo gritaba perdón,   justificación, nueva vida, unidos de nuevo a Dios. Dios con nosotros, no contra nosotros,   no mirando  nuestra rebelión, sino mirando nuestra pureza y perfección en Cristo, contenida en esta sangre de nuestra redención, la cual al sernos revelada nos hará descansar de nuestras obras y nos transformará de la gloria de la Ley a Su Gloria.  

Su sangre no solo es nuestra purificación, nuestra justificación y nuestra intercesión,  sino que  también  es nuestra protección.  El Trono de Misericordia es el lugar al que el salmista se refirió como el “Lugar Secreto del Altísimo, Bajo la Sombra del Omnipotente”,  su lugar de habitación donde podemos escondernos al vivir conscientes  de nuestra inclusión en Cristo, tanto en su muerte como en su resurrección.   En este lugar  ninguna destrucción, ninguna plaga tocarán a nuestra puerta (Salmo 91:9-10).

Sin embargo existe algo que está dejando al Hijo de  Dios desprotegido,  y es el hecho de que el Arca sutilmente está siendo descubierta.  El trono de misericordia está siendo removido, la sangre de Cristo está siendo tomada por poco,  el acto de misericordia de Dios está siendo despreciado por aquellos que por su falta de conocimiento de Jesucristo y de su Gracia  están buscando que el hombre se edifique nuevamente en su propio esfuerzo y en su propia justicia. (Su Ley o Su Gracia)  La tentación que fue hecha al mismo Jesús de hacer que la piedra se convierta en pan,  ha sido introducida a la iglesia, y la novia está cayendo en ella, al tratar de volver las piedras de la ley en el pan de vida, produciendo infertilidad, enfermedad y muerte.

Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;
ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.
Romanos 3:19-20

Cuando el hombre del púlpito acepte que la iglesia no puede seguir edificada en una ley que ya está obsoleta, en un pacto que fue ya abolido, y que la sangre de Cristo es suficiente para que su Novia pudiera ser vivificada, sin mancha y sin arruga delante de su Redentor,  en ese momento el Pueblo de Dios será levantado, pues el pan de Vida será su alimento, el Arbol de la Vida , y no  más el  Árbol del bien y del mal.

El trono de misericordia estaba arriba de las tablas de la ley,  y aquel que quiera vivir de las tablas de la ley caerá del trono de misericordia, al creer que la ley nos da la justificación, la santidad y la bendición, cuando fue la sangre de Cristo lo único que lo logró.

Pues, si ustedes pretenden hacerse justos ante Dios por cumplir la ley, ¡han quedado separados de Cristo! Han caído de la gracia de Dios.  Gal 5:4

Nuestro Señor, nuestro Sumo Sacerdote, derramó su sangre 7 veces, igual que lo hacían los Sacerdotes del Tabernáculo:

  1. Cuando sudó sangre en el huerto de Getsemaní, para limpiar nuestros pensamientos y alumbrar nuestra mente y sacarnos de la obscuridad – es decir, de la ignorancia de lo que somos en Cristo.
  2. Cuando lo azotaron 39 veces con un el flagelo romano,  un látigo que tenía múltiples correas con filamentos de metal o piedra atados en las puntas, destrozándole la piel de su espalda y dejando una sola llaga en su lugar, para sanarnos por su yaga  de nuestras enfermedades y de nuestras dolencias (1 Pedro 2:24-25)
  3. Cuando lo clavaron de sus manos, para que no tengamos que vivir mas de  las obras de nuestras manos de nuestro esfuerzo. 
  4. Cuando le clavaron sus pies, para redimir nuestros pasos que caminaban sin El.  
  5. Cuando le pusieron la corona de espinas,  para  redimirnos del sudor de nuestra frente al que habíamos sido condenados por querer vivir de nuestro esfuerzo  – del estrés y la aflicción de poder ganar nuestro pan de aflicción;
  6. Cuando sangró internamente, habiendo sido “molido por nuestras iniquidades” para que pudieramos morir a las mismas, al remover de nosotros lo que las producía – la Ley. 
  7. Y finamente, cuando sangró de su costado, del cual brotó sangre y agua, indicando que toda su sangre había sido agotada, para que al igual que Eva fue tomada del costado de Adán, La Nueva Creación surgiera del Costado de nuestro redentor,  como una Novia sin mancha y sin arruga.

El trabajo de redención de Nuestro Salvador y Señor fue perfecto, y suficiente para hacernos justos sin las obras de la ley.  Romanos 3:28

 Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4:16

Series Navigation<< El Altar de Incienso – Jesús, Nuestra Intercesión.Jesús Bajó del Cielo >>

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..