Como Recibir Abundancia de Gracia

el conocimiento de Jesús y su trabajo consumado
el conocimiento de Jesús y su trabajo consumado
Estatua de Jesús la noche que fue arrestado. Iglesia de San Pedro en Jerusalén.

Creo que he hablado mucho de la Gracia, más no estoy segura si te he ayudado a entender como la obtenemos. Vimos que la Gracia, aunque siempre ha abundado en el corazón de Dios hacia el hombre,  no se manifestó en toda su plenitud hasta que nuestro Señor Jesús se hizo hombre.   (Juan 1:17)

La escritura dice  en 2 Pedro 1:2, que la gracia y la paz abundarán cada vez más en nosotros “por el conocimiento de Dios y de Jesús, nuestro Señor.” ¿Más como conocemos a Jesús?

Aparentemente la mayoría de la gente, al menos en los países occidentales, tiene una idea de quien es Jesús,  mas el concepto que se tiene de El es el que determinará nuestra relación con El y por consiguiente,  lo que recibamos de El.  Para muchos El es solo un maestro,  o un profeta, por lo mismo, la gente solo recibe enseñanza de El,  o profecía, no recibe provisión, ni sanidad, ni libertad, ni aún perdón de pecados, pues no lo consideran “Dios”.

Para muchos otros, Jesús solo es un símbolo religioso en su pared, con el mismo poder de un talismán de buena suerte, mas sin el poder de transformar su corazón o su vida, ni de darles vida eterna. Para muchos mas Jesús es Dios,  pero es un Dios distante, al que no pueden o quieren acercarse por temor,  por desconfianza, porque no se sienten merecedores, o simplemente porque su fe es mayor hacia otros hombres, o dioses en quienes ellos confían mas.

Para muchos Jesús es un ejemplo a seguir, y tratan de hacerlo, confiando aún en su propia fuerza, mas corroborando lo que la Biblia dice, que en nosotros no habita el bien (Rom 7:18).

Ninguno de estos “Jesús”, ni muchos otros que existen hoy en día podrán hacer abundar la gracia y la paz en tu vida.

Después de haber alimentado a 4000 personas  delante de sus discípulos, Jesús les preguntó: “¿Y ustedes quien dicen que soy?”  (Mateo 16:15, Marcos 8:29, Lucas 9:20)  Pedro le contestó: “¡Tu eres el Cristo, El Hijo del Dios viviente!”  No obstante, 6 días después, cuando Pedro vió a Jesús transfigurarse en la montaña en medio de Moisés y Elías, Pedro quería levantarles tabernáculos a los 3, poniendo a Jesús en el mismo nivel que a Moisés y Elias.   Mas la voz del Padre surgió  de en medio de una nube que los ensombreció diciendo «Éste es mi Hijo amado. ¡Escúchenlo!»  Dios mismo le aclaró a Pedro que su concepto de Jesús aún estaba velado.

Cuando Jesús sanó a los diez leprosos,  9 de ellos se fueron con su sanidad, pero sólo uno regresó a darle las gracias (Lucas 17:11-19). Para aquellos 9, Jesús solo fue un hacedor de milagros, mas sólo para uno de ellos Jesús fue el sanador y el dador de la Gracia que El necesitaba para sanar.   Por cierto, aquellos nueve se fueron sin su lepra, pero sólo el que lo reconoció como la fuente de su sanidad y salvación regresó hecho “entero”.    Esta palabra en el griego implica que a su cuerpo no le faltaba ninguna de las partes que la lepra le devoró.

Para los fariseos, Jesús era una amenza, alguien que los hacía incomodarse y reflejarse en su propio espejo de imperfección, lo cual era el objetivo de la ley, por lo mismo, lejos de darse por vencidos a seguir en su propio esfuerzo,  ellos tratarían de silenciarlo y aún borrar del mapa su existencia, negando y desacreditando todo lo que Jesús hizo, incluyendo su resurrección.  Esto no ha cambiado en nuestros días. Nuestros fariseos modernos aún hoy siguen tratando de silenciar, o de negar la existencia del Jesús dador de la Gracia, de su muerte o su resurrección, o  la efectividad de su trabajo en la Cruz, mientras tratan de instituir su propia rectitud por sus propias obras.

Este trabajo en la Cruz fue el que abrió la puerta de su Gracia, y este es el concepto que abrirá la puerta a su abundancia de Gracia en nuestra vida.  No tienes que hacer nada,  solo meditar en esta verdad,   La carne  no guarda memoria de las cosas del espíritu,  por lo mismo el saber estos conceptos, u oirlos en navidad o semana santa no causará ningún efecto transformador en nuestra vida. Por consiguiente, debemos meditar en Jesús y en su trabajo consumado de día y de noche, como  nuestro pan de cada día.

 Procura que nunca se aparte de tus labios este libro de la ley. Medita en él de día y de noche, para que actúes de acuerdo con todo lo que está escrito en él. Así harás que prospere tu camino, y todo te saldrá bien.  Josue 1:8-9

Me dirás: “Espera un minuto, ¿no dijiste que ya no andamos por la ley?”  Desde luego,  solo quería saber si estabas leyendo todo mi blog (jeje). Sabemos que la Biblia no se contradice. Dijimos que la Biblia es un libro acerca de Jesús.  (La Biblia – Retratos de Jesús).  Dijimos que Jesús cumplió toda la ley, y la clavó en el madero, recuerdas.   También dijimos que el secreto está en el hebreo.

Veamos este versículo tomado de la version interlinear en Hebreo. De derecha a izquierda, sin dar click, pasa tu cursor por encima de cada una de estas letras para que veas su pronunciación, su traducción en español se encuentra debajo(www.biblos.com):

לֹֽא־     יָמ֡וּשׁ     סֵפֶר֩      הַתֹּורָ֨ה      הַזֶּ֜ה      מִפִּ֗יךָ     וְהָגִ֤יתָ     בֹּו֙     יֹומָ֣ם     וָלַ֔יְלָה

y noche  día  EN EL  meditara  tu   boca   este   de   la   Ley   Libro   se   apartará   no

“Medita en él”  se refiere a “Medita en EL”  Bajo la Ley, el pueblo de Israel era llamado a meditar en los rituales,  en su significado; en que se requería un sacrificio para entrar a la presencia de Dios, en que se requería una muerte expiatoria en substitución,  en que se requería el derramamiento de sangre para limpiar y perdonar pecados, y en todas las cosas que están escondidas en esos rituales que apuntaban a Jesús y a su trabajo redentor.  Bajo la Gracia, meditamos EN EL,  EN LA PALABRA, JESUS ES LA PALABRA.  Todos los requerimientos ya fueron cumplidos y pagados por El, ya no se nos requiere nada, solo comer de esta verdad. Por ello El es llamado el Pan de Vida.

Cuando oimos “meditar” no lo relacionemos con un acto mental, como la meditación del oriente,  sentados en flor de loto con los ojos cerrados haciendo “ohms”. NO,   la palabra  para “meditar” en el hebreo,  es

הגה – hagah

que significa : gemir, gruñir, murmurar, pronunciar, hablar. Esta palabra  tiene la conotación de lo que los rumiantes hacen con el alimento.  Lo mastican, lo digieren, lo regurguitan, una y otra vez. Así es como actua la palabra transformadora en nosotros,

Dios lo asegura en Isaias 55:11:

“así también mi palabra, cuando sale de mi boca, no vuelve a mí vacía, sino que hace todo lo que yo quiero, y tiene éxito en todo aquello para lo cual la envié”

Mi amigo,  Jesus es la Palabra.  Medita en Jesús  y en su trabajo redentor y te irá bien, y todo lo que hagas prosperará y su gracia y su paz se derramarán en tu vida.  Regresa mañana para que lo hagamos juntos.

Shalom

Author: Kealili

A la edad de 18 años vi morir a mi esposo de 19. Con un bebe en mi vientre y sin saber como ganarme la vida, fue la primera vez que experimente la necesidad de un Dios en quien creer. Lo busque en la religión mas no lo encontré. Lo busque en el humanismo, en la intelectualidad, mas no lo hallé. Hasta que un día conocí al Dios de la Biblia, y me di cuenta de la diferencia entre una religión basada en mis obras imperfectas y esfuerzos limitados y una relación basada en su obra consumada y perfecta y su amor inagotable. Cuando ya estaba yo cansada de buscar, Él me encontró y me mostro su amor que hasta el día de hoy sigo tratando de comprender. Aunque este proceso quizá me lleve el resto de mi vida, vivo deleitándome en ese amor y mi anhelo es que por este sitio Él te pueda encontrar a ti también. Quizá al igual que yo, no sepas que Él te esta buscando. Quizá al igual que yo aun no sepas que no lo conoces realmente. Te invito a que lo descubras..